• Mecklenburg-Western Pomerania, sunny afternoon on Darss West Beach
    Mecklenburg-Western Pomerania, sunny afternoon on Darss West Beach ©TMV (Grundner)
  • Mecklenburg-Western Pomerania, Sellin pier on the island of Rügen
    Mecklenburg-Western Pomerania, Sellin pier on the island of Rügen ©TMV (Böttcher)
  • Mecklenburg-Western Pomerania, Schwerin Castle on the lake
    Mecklenburg-Western Pomerania, Schwerin Castle on the lake ©TMV (Ramminger)
  • Mecklenburg-Western Pomerania, cyclists at the Ahlbeck pier on the island of Usedom
    Mecklenburg-Western Pomerania, cyclists at the Ahlbeck pier on the island of Usedom ©TMV (Werk 3)
  • Mecklenburg-Western Pomerania, Heiligendamm baltic spa resort
    Mecklenburg-Western Pomerania, Heiligendamm baltic spa resort ©TMV (Grundner)

Further Information:
Platz der Freundschaft 1
18059 Rostock
Tel: +49 (0)381/ 403 05 00
Fax: +49 (0)381/ 403 05 55
E-Mail:

Un destino marítimo obligado de Alemania – Mecklemburgo-Pomerania Occidental

1900 kilómetros de costa con elegantes balnearios a orillas del Mar Báltico y playas de arena blanca, venerables ciudades Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y una naturaleza imponente. A tan solo una hora de conducción al sur del Mar Báltico se extiende el mayor paisaje de ríos y lagos enlazados de Europa central. Las pequeñas ciudades y localidades que salpican su colinas y valles, originarios de la Edad de Hielo, acogen alrededor de 2000 palacios, parques y casas señoriales, entre las que se encuentra también el «Neuschwanstein del norte».

Ciudades residenciales y metrópolis hanseáticas junto al Mar Báltico

El Palacio de Schwerin —también conocido como el «Neuschwanstein del norte»— era la residencia principal de los grandes duques de Mecklemburgo-Schwerin. Este edificio de filigranas es hoy la sede del Parlamento del estado federado, y enfrente comienza el casco antiguo de Schwerin, poblado de magníficos edificios de siglos pasados.

En verano, mucho eventos culturales encuentran su escenario perfecto delante de muchos de estos palacios y casas señoriales: las óperas del Festival del castillo de Schwerin, las operetas al aire libre más grandes de Alemania en los jardines del palacio de Neustrelitz o el colorido festival de cabaré de Ludwigslut, «una fiesta pequeña en un gran parque», por nombrar solo algunos de ellos.

Las callejuelas medievales de las ciudades portuarias hanseáticas están salpicadas de ladrillo rojo. Asimismo, sus siluetas están marcadas por enormes iglesias góticas también de ladrillo. Este estilo es particularmente interesante en Wismar (Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO), Rostock, Stralsund (Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO) y Greifswald. Casas de fachada escalonada con gablete, enormes edificios de almacenaje y ayuntamientos que son obras maestras de la arquitectura ponen de manifiesto las riquezas de los comerciantes y mercaderes de aquella época.

Las localidades balneario conservan la «Belle Époque»

En el siglo XIX, los primeros balnearios elegantes del Mar Báltico se unieron a las florecientes ciudades portuarias. El gran duque Federico Francisco I, quien en 1793 llegó a Heiligendamm para aprovechar las mareas del Mar Báltico buscando curarse, mandó erigir allí el primer baño de mar alemán, instaurando así la cultura de baños en las playas de arena blanca. En la actualidad, a lo largo de las costas ya se cuentan 29 baños y balnearios marinos. La arquitectura de baños es un símbolo de los balnearios elegantes. Son famosos en particular los baños imperiales de Ahlbeck, Bansin y Heringsdorf. Teniendo en cuenta esta larga tradición, no sorprende que, hoy en día, la mayor densidad de hoteles de bienestar certificados se concentre en la isla de Usedom.

Tres parques nacionales y un paisaje marítimo casi sin límites

En el norte de Alemania se conserva mucha belleza natural primitiva: el parque nacional Vorpommersche Boddenlandschaft es el mayor lugar de descanso de grullas de Europa central. El perfil de acantilados del parque nacional Jasmund, en la isla de Rügen, brilla en la lejanía con sus blancas piedras de creta, que Caspar David Friedrich plasmó en uno de sus lienzos más famosos en todo el mundo. El boscoso parque nacional de Müritz, en el corazón de la llanura de lagos de Mecklemburgo, rodea al Müritz, el lago interior más grande de Alemania. Desde allí, el paisaje acuático se ramifica en todas direcciones. Es la meca para los amantes de los deportes acuáticos; desplazarse en canoa por el «Amazonas del norte», un viaje en velero por el Müritz o unas vacaciones en una casa flotante desde Schwerin hasta Berlín: un paraíso azul único en el mundo.

© Tourismusverband Mecklenburg-Vorpommern e.V.

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados