Baden-Baden

Baden-Baden: para disfrutar de las cosas bellas de la vida.

En su calidad de capital del veraneo en Europa durante la Belle Époque y como punto de encuentro de la gente guapa y rica, Baden-Baden es conocida en todo el mundo como ciudad cultural y de balnearios, con una excelente fama en el cuidado de la salud. Con sus esplendorosas fiestas y elegancia sin parangón, supone la quintaesencia de la exclusividad, la nobleza y el estilo de vida lujoso. Baden-Baden ofrece siempre lo mejor, ya sea en cuanto a balnearios o cultura.

Enclavada en el precioso paisaje de la Selva Negra, Baden-Baden ofrece el marco más excepcional imaginable para desarrollar cualquier programa cultural y de salud. Desde una profundidad de 2.000 m surge el agua caliente del manantial de la que disfrutan los clientes de todo el mundo en las doce fuentes termales de la ciudad, por ejemplo en la moderna Terma de Caracalla y el histórico balneario romano-irlandés Friedrichsbad. El agua caliente, que alcanza en ocasiones los 68 ºC, se utiliza para las más variadas terapias. Las fuentes de Baden-Baden no solo proporcionan agua, sino que son fuente de bienestar y de salud, tanto para trastornos del corazón, de circulación, reuma o de las articulaciones, como para enfermedades metabólicas y respiratorias. A esto también contribuyen los lujosos hoteles o los tres kilómetros de la impresionante alameda Lichtentaler flanqueada por parques y jardines. El emblema de Baden-Baden es uno de los casinos más bellos del mundo, el blanquísimo edificio del Kurhaus. Asimismo, la Festspielhaus, el segundo escenario más grande para óperas y conciertos de Europa, ofrece un marco incomparable para los festivales de otoño en honor a Herbert von Karajan. En la avenida Lichtentaler Allee se ubica el notable museo Frieder Burda, construido siguiendo el diseño de Richard Meier. El museo, inaugurado en 2004, alberga una de las mejores colecciones de arte moderno del mundo. La exposición permanente cuenta con obras de Georg Baselitz, Max Beckmann, Anselm Kiefer, Ernst Ludwig Kirchner, Willem de Kooning, Markus Lüpertz, Pablo Picasso, Sigmar Polke, Jackson Pollock y Gerhard Richter, por solo mencionar a los más conocidos. El Museo Municipal Baden-Baden, el museo Fabergé y la Sala de Arte municipal Baden-Baden otorgan gran renombre a la ciudad, igual que el teatro y la filarmónica. Otro de los puntos de encuentro internacionales son las carreras del famoso hipódromo Iffezheim, desde 1858 el acontecimiento social más importante del año. Durante todo el año, el encantador casco antiguo invita a disfrutar de un prolongado día de compras, donde los numerosos restaurantes galardonados con estrellas y gorros de cocina seducen con la gastronomía de Baden, internacional y exquisita. Un consejo para los amantes del buen vino es visitar la cercana zona de Rebland, donde en el marco incomparable de extensos viñedos se esconden pequeños mesones y distinguidos restaurantes que invitan a descubrir la gastronomía del lugar. Hallazgos inolvidables, como no podía ser de otra forma en Baden-Baden.

 

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados