Constanza ©Achim_Mende

Belleza que enlaza naturaleza y cultura: Constanza

¿Qué ciudad podría tener una ubicación más hermosa que Constanza? Esta pregunta no solo se la plantean una y otra vez los visitantes, sino también los propios habitantes, henchidos de orgullo y satisfacción. Y, en efecto, la ciudad más grande a orillas del Lago de Constanza, con sus vistas sobre el agua hacia los Alpes y la cadena suiza de colinas Seerücken, es un destino vacacional de una belleza fascinante.

Incluso si, por difícil que parezca, prescindiéramos de la ciudad, merecería la pena visitar los alrededores. Y es que Mainau, la isla de las flores, también pertenece a Constanza y atrae por sí misma a un millón de visitantes cada año; además, en primavera y verano se convierte en un sueño mediterráneo compuesto por millones de flores, pequeños naranjos, palmeras y antiquísimas secuoyas. Los amantes de la naturaleza quedan encantados también en otras islas, como por ejemplo Reichenau , con sus vinos mimados por el sol y el Wollmatinger Ried, una de las áreas naturales protegidas más grandes de Alemania. O en la península Höri, una verdadera belleza natural en cualquier estación, en la que podemos relajarnos maravillosamente. Sin olvidar a Lindau, a la que se puede acceder desde tierra firme en tren o por un puente; una experiencia romántica con el famoso paseo a orillas del lago y la entrada al puerto.

Teatro, arte, música y museos

Su vida cultural convierte también a Constanza en un foco cultural muy conocido. El teatro Constanza, la filarmónica Südwestdeutschen Philharmonie o el centro cultural con la asociación de arte y la galería Wessenberg, el centro de arte y cultura K9, que abre sus puertas con rock, pop, jazz, teatro y cabaré: el paisaje cultural es tan impresionante como la belleza natural en la que Constanza está integrada. También el Museo Arqueológico Regional o el Museo Rosgartenmuseum, que expone el arte y la historia cultural de la ciudad y de la región, son muy interesantes para visitar. Al igual que el Sea Life, que muestra el mundo subacuático del Rin y del Lago de Constanza en un viaje apasionante desde la fuente del Rin en los Alpes, pasando por el Lago de Constanza, hasta Rotterdam y el Mar del Norte.

Johannes Hus y su visita trágica

La única persona que lamentó haber ido a Constanza fue Johannes Hus. Con ocasión del Concilio de Constanza, Hus llegó a la ciudad para defender sus tesis prerreformistas. A pesar de que le habían garantizado el salvoconducto, fue apresado y quemado como hereje. Este hecho no impidió a los piadosos señores elegir de inmediato a un nuevo Papa. La elección del Papa de 1417 sería la única que se celebraría jamás al norte de los Alpes. El Museo Hus recibe miles de visitantes todos los años; muestra la vida y obra de Jan Hus, quien goza de gran prestigio aun hoy en día como filósofo de la libertad de conciencia. Y, por suerte, Jan Hus fue una verdadera excepción: todos los demás conservan gratos recuerdos sobre su estancia en Constanza.

 

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados