Garmisch Partenkirchen

El sentimiento más elevado: Garmisch-Partenkirchen

Garmisch-Partenkirchen tiene mucho que ofrecer y, además, por partida doble. Y es que Garmisch y Partenkirchen eran antiguamente dos «Marktgemeinden» (aldeas con derecho a la celebración de mercados y ferias) independientes, de manera que ambas aportan unos núcleos históricos maravilosos, un entorno paisajístico excepcional, mucha oferta cultural y la tradicional hospitalidad bávara. Juntas, forman el centro de celebración de deportes de invierno número 1 de Alemania.

Es natural que, cuando se habla de Garmisch-Partenkirchen, la primera idea que nos viene a la cabeza sean los deportes de invierno: siete meses con una nieve de ensueño, 60 km de pistas, descensos con nieve virgen, la única estación de esquí con glaciar de Alemania... Quien quiera disfrutar de la belleza blanca, dispone aquí de unas condiciones inmejorables. Unas pistas con todos los grados de dificultad ofrecen diversión sobre esquís y no solo para expertos; los aficionados al «snowboard» y al esquí fuera de pistas han convertido la región en un escenario de encuentros internacionales. Instalaciones olímpicas, los saltos de Año Nuevo en la rampa de saltos de esquí más moderna del mundo, descenso y Súper Gigante en el Kandahar... Garmisch-Partenkirchen es el centro de los deportes de invierno por antonomasia. Con todo, no hay que olvidar que esta bonita ciudad doble es durante todo el año un lugar de balnearios que aprovechan las propiedades curativas del clima de primera, el lugar perfecto para descansar y dejarse mimar. Y ver la vida simplemente desde el lado más hermoso. El Partnachklamm es también un destino excepcional para todo el año; se trata de una formación geológica única, que transforma cualquier paseo en una experiencia y una aventura en la naturaleza. La cima de Alemania, la Zugspitze, la cumbre más alta del país con 2962 m de altura, es un maravilloso lugar para ir de excursión tanto para los amantes de la naturaleza, como para los que buscan disfrutar del sol o para los aficionados al senderismo y al esquí. Para subir no es necesario ser un gran alpinista: desde el lago Eibsee, el tren Zugspitzbahn asciende traqueteando durante 12 km a través de las rocas y supera en algunos puntos unas inclinaciones de vértigo de hasta el 25 %. En la cima se abren unas vistas impresionantes sobre los Alpes. También es este un lugar que entusiasma a los amantes del arte: desde 1995 la Zugspitze dispone de una luminosa sala de arte de 450 m2, desde la que se disfruta de unas excelentes vistas panorámicas; es un entorno fantástico para exhibir las obras de importantes artistas contemporáneos. Arte sublime a unos 3000 m de altura: no hay muchos lugares en el mundo que puedan ofrecer algo así.

Compras, paseos y vida nocturna

De nuevo abajo, un paseo por la histórica Ludwigstraße, en el corazón de Partenkirchen, puede constituir una variante agradable; se trata de un calle comercial y de paseo muy chic, que casi llega a la sofisticación. En esta calle, se alinean unas tiendas muy exigentes —como corresponde a unos clientes de igual índole—, tabernas típicas de los Alpes y restaurantes de alta gama. Como colofón, es posible sumergirse en la excitante vida nocturna de Garmisch-Partenkirchen. En agradables tabernas, en bares, clubes y discotecas, la vida nocturna a menudo se alarga hasta la mañana, y en el Casino se puede probar suerte en la ruleta, el «blackjack» o el póquer.

 

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados