Meißen

Donde la belleza perfecta es omnipresente: Meißen

Meißen se presenta como la belleza perfecta de una figura de porcelana. Y es que, en efecto, la ciudad es famosa en todo el mundo por la Porcelana de Meissen, la marca de las espadas azules cruzadas. Con todo, el visitante de esta ciudad milenaria no solo encontrará el noble arte de la porcelana, sino un lugar con un brillo muy especial.

Prácticamente ningún visitante deja de acudir a la Fábrica Nacional de Porcelana de Meissen. Ya desde el siglo XIII la porcelana era un artículo muy caro que se importaba de China, y no fue hasta comienzos del siglo XVIII cuando ciertos investigadores, por encomienda del príncipe elector de Sajonia —que era un gran amante y coleccionista de tesoros de suave brillo—, lograron descifrar los secretos de su fabricación.

Porcelana Nacional de Meissen: fama mundial durante más de 300 años

Poco después se erigió la Fábrica de Porcelana de Meissen en el castillo Albrechtsburg. En él permaneció durante más de 150 años, hasta que se trasladó a las nuevas instalaciones de producción en Meißen-Triebischtal. Sin embargo, el castillo Albrechtsburg del gótico tardío continúa siendo una visita muy interesante: entronado en las alturas sobre el Elba, se considera la primera edificación de un castillo en Alemania y en él se alojan actualmente algunos hermosos museos y colecciones, por supuesto, relativos a la gran pasión de la ciudad, la porcelana. También es hermosísimo el carillón de porcelana de la torre de la iglesia gótica Frauenkirche, cuyos acordes fascinan a todo el mundo desde 1929. Y en la Nikolaikirche se encuentran las figuras de porcelana de Meissen más grandes que se han fabricado jamás. No goza de tanta fama, pero también es de gran relevancia la tradición de Meißen en la fundición de estaño: la fábrica de fundición de estaño, cuyos orígenes se remontan a 1792, es la más antigua de Sajonia que aún se encuentra en activo y, al mismo tiempo, un bonito museo que rinde homenaje a esta hermosa forma de artesanía, casi olvidada.

Grandes fiestas y la comarca vinícolamás pequeña de Alemania.

Al contrario que las figuras de porcelana y estaño, la catedral gótica de Meißen puede divisarse desde muy lejos. Sus torres desiguales ejercen una extraña fascinación: las torres occidentales no fueron terminadas hasta los años 1904 a 1908, mientras que la torre sudoriental procede de los siglos XIV/XV. También la temporada festiva atrae hacia Meißen año tras año a visitantes de todos los rincones: el Festival de Pianoforte y la Maratón musical de Meißen, el Mercado de cerámica (Töpfermarkt) y la animada Navidad de Meißen son algunos de los puntos fijos del calendario. Otra de las fiestas a las que no se debe faltar es la tradicional fiesta del vino de Meißen, en septiembre: la comarca vitivinícola más pequeña de Alemania produce unos vinos inconfundibles, muy apreciados por los expertos; y esto es algo que merece ser festejado, naturalmente. Una particularidad es la Goldriesling, una clase de uva procedente de Alsacia, que solo se cultiva en la comarca de Meißen. A lo largo de toda la ruta sajona del vino, pero sobre todo en la propia Meißen, nos invitan a una copa de vino durante todo el año muchas tabernas, coquetas y de hospitalidad ancestral y, en verano, las tabernas que sirven el vino joven de la zona (Besenwirtschaft); una de las pocas excepciones donde no está presente la porcelana.

 

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados