Offenbach

Offenbach – por el camino del éxito

Ni con la mejor de las intenciones es posible afirmar que entre Offenbach y Fráncfort existe una perfecta armonía vecinal. Más bien se trata de una rivalidad conservada con abnegación, que se expresa en bromas insultantes y burlas mordaces, y en la convicción recíproca de que la existencia de la otra solo se debe a una mala jugada de la historia. Todo esto se pone de manifiesto en particular entre las asociaciones de fútbol de ambas ciudades.

Cultura industrial y artesanía

Ciertos habitantes siguen creyendo a día de hoy que en algunos documentos antiguos pueden encontrarse comprobantes de que Fráncfort formó parte de Offenbach en el pasado. Eso no ha podido probarse, pero sí que Offenbach y Fráncfort son en realidad ciudades opuestas. A diferencia de lo que ocurriría en Fráncfort, en Offenbach se desarrolló una cultura industrial burguesa muy marcada, de la que hoy dan muestra varios museos especializados. El Museo del Cuero, por ejemplo, surgido de la larga tradición de Offenbach en el tratamiento del cuero. O el Museo Klingspor, que expone arte internacional de confección de libros y escritos, con obras, entre otros, de Peter Behrens, así como el «Manuale Tipografico» del famoso tipógrafo Bodoni. El fundamento de este museo es la colección de Karl Klingspor y de Siegfried Guggenheim, que nació en Offenbach en 1938 y emigró a Nueva York, cuyo nombre continúa siendo famoso a día de hoy. En 1800 se inventó en Offenbach el arte de la litografía y, desde entonces, la ciudad ha sido uno de los núcleos de la industria gráfica. La famosa Hochschule für Gestaltung (Universidad de Diseño), de Offenbach, y unas 900 empresas de los sectores del diseño, la imprenta, la industria gráfica y el cine convierten a Offenbach en uno de los mayores centros creativos de Alemania.

Los hombres del tiempo y unos visitantes famosos

En el servicio de meteorología alemán, que tiene su sede en Offenbach desde 1952, no prima tanto la creatividad como la exactitud. Si bien suele acordarse uno de sus actividades a posteriori, merece la pena visitar el parque Wetterpark Offenbach, que engloba una zona de recreo, un parque temático y un museo al aire libre.

Famosos creadores como Niccolò Paganini y Wolfgang Amadeus Mozart visitaron en varias ocasiones esta floreciente ciudad, el uno para adquirir las cuerdas que se fabricaban aquí, y el otro porque aquí se imprimieron sus composiciones. La razón por la que Goethe visitaba la ciudad es bien distinta: aquí vivía su prometida. Los museos de Offenbach, entre los que se encuentra el Museo Rosengarten de Arte Contemporáneo, su hermoso barrio Gründerzeitviertel, el Castillo de Isenburg —uno de los edificios renacentistas más relevantes al norte de los Alpes—, iglesias notables y sus parques y jardines convierten a Offenbach en un destino que merece la pena visitar.

 

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados