Osnabrück

Osnabrück: recuerdos demostrados

Osnabrück se ha ganado su lugar en la historia sobre todo por ser la ciudad donde se firmó la Paz de Westfalia. Pero Osnabrück es mucho más que eso: una ciudad inusualmente polifacética que siempre se puede volver a descubrir desde diferentes ópticas. Por ejemplo, como ciudad para sibaritas, a los que la ciudad mima con excelentes hallazgos de la alta cocina y especialidades regionales.

Osnabrück superó casi sin penalidades los tiempos revueltos de la Guerra de los Treinta Años y, por eso, resultó idónea para que las agotadas partes eligieran esta antigua ciudad, junto con la vecina ciudad de Münster, como lugar para firmar el tratado de paz. Así, en el ayuntamiento de estilo gótico tardío, concluido en 1512, encontramos la Sala de la Paz, con 42 retratos de los enviados al Congreso de la Paz y de los señores de aquella época, en la que se recuerdan dichas negociaciones. En las plantas superiores, una maqueta muestra la ciudad en 1633, y la exposición "Destrucción y Reconstrucción" nos recuerda otra guerra: aquí se documenta la restauración de Osnabrück después de haber padecido la destrucción de la Segunda Guerra Mundial.

Crear espacios para no perderse en el olvido, esta es también la pretensión de la casa Felix-Nussbaumm concebida por el arquitecto estadounidense Daniel Libeskind. Este espectacular museo muestra la vida y obra de Felix Nussbaum, artista judío e hijo de la ciudad, asesinado en 1944 en Auschwitz. Sin duda, la particular arquitectura desconcertante del edificio, ya provoca que el visitante se interese por el destino de Nussbaum. Este edificio, que está situado en el centro de la ciudad junto con el Museo de Historia de la Civilización, se considera también el punto perfecto de partida para pasear por el casco antiguo, que destaca por sus seis importantes iglesias. Un paseo al que se puede poner un exclusivo broche final con una visita al restaurante la vie. En un ambiente relajado y a la vez con una refinada atmósfera particularmente armoniosa, nos recibe, cuchara en mano, el chef de cocina Thomas Bühner, un maestro de la cocina aromática, que ha conseguido alcanzar el olimpo de este noble arte ganando cuatro gorros de chef de la guía Gault Millau.

También encaja perfectamente en la imagen de ciudad de la paz que en Osnabrück naciera Erich Maria Remarque, quien con "Sin novedad en el frente" escribió una novela antiguerra cuya vigencia se ha mantenido a lo largo de todos los tiempos. El Premio de la Paz de la ciudad, otorgado cada dos años, lleva su nombre. Pero si queremos remontarnos muchos más años atrás en el pasado y en los recuerdos, tendremos que acudir a un lugar histórico que se extiende ante las puertas de la ciudad: el museo y el parque Kalkriese señalan el lugar donde, en el año 9 con toda probabilidad, se libró el Desastre de Varo, que muchos conocen como la batalla del Bosque de Teutoburgo. En 1989, cuando se iniciaron las tareas de excavación, salieron a la luz un gran número de monedas, armas y armamento de soldados romanos, así como los restos de unas trincheras. Así surgió el parque museístico "Desastre de Varo", que en 2001 completó la construcción del museo con una imponente torre mirador de 40 metros de altura. En las instalaciones del parque todavía hoy se llevan a cabo tareas de excavación abiertas al público y en los años impares se celebran las "Jornadas de Romanos y Germanos", por lo que las horas de historia con "carácter en vivo y en directo" resultan muy concurridas. Por otro lado, el Museo de la Cultura Industrial, que nos presenta la antigua explotación hullera de Osnabrück y sus alrededores, ofrece una historia para vivirla: en un ascensor de cristal se desciende a una profundidad de 30 metros por una galería histórica que se ha despejado de nuevo para tal finalidad.

No obstante y a pesar de tanto pasado histórico, el presente no puede pasar desapercibido, y de ello se percatará en cualquier rincón de la ciudad, ya sea yendo de compras, con su música, espectáculos de cabaré, mercados, festivales y eventos que no pueden faltar en ninguna agenda de actividades. Las exposiciones itinerantes de arte moderno en la galería de arte de la Iglesia Dominicana tienen un gran renombre nacional e internacional. Y el excepcional entorno del parque natural y geoparque TERRA.vita, que pertenece a la Red Mundial de Geoparques Nacionales de la UNESCO, ofrece destinos para el excursionismo de un encanto especial. Otro aspecto que demuestra que Osnabrück no solo se nutre del aliciente de los recuerdos, sino perfectamente también del poder del aquí y ahora.

 

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados