Sindelfingen

Gran industria y casas con entramado: Sindelfingen

Visitar Sindelfingen es lo mismo que visitar Mercedes Benz, ¿no? Bueno, quien quiera visitar la fábrica principal del grupo debe dirigirse a Sindelfingen, a las puertas de Stuttgart. Pero incluso simplemente para disfrutar de una hermosa ciudad suaba, merece la pena realizar esta pequeña escapada. También para ir de tiendas, porque durante mucho tiempo aquí se han asentado innumerables fábricas de tejidos, y hoy en día continúa habiendo pequeñas —pero elegantes— firmas de moda.

De pequeña ciudad textil a moderno centro industrializado

Muchos elementos típicos de la hospitalidad suaba han permanecido en Sindelfingen más que en cualquier otro sitio, porque esta pequeña ciudad tardó mucho en expandirse más allá de su núcleo medieval plagado de casas con entramado. El asentamiento industrial dormía plácidamente... Hasta que la Daimler Motoren Gesellschaft construyó una fábrica en Sindelfingen en 1915. En pocas décadas, la ciudad se había transformado en un moderno centro industrial. Este crecimiento vino acompañado de una generosa ampliación de las infraestructuras, y cuando en la década de los 70 los ingresos crecían como la espuma, en algunos puntos se comenzó incluso a hacer los pasos de cebra con mármol de Carrara.

Tres ayuntamientos y una de las fiestas al aire libre más grandes de Europa

E Museo Municipal, ubicado en el Antiguo Ayuntamiento de 1478, y la contigua Salzhaus (casa de la sal) de 1592 informan sobre estos y otros aspectos de la historia de la ciudad. En la Plaza del Mercado, donde se encuentra el Ayuntamiento central, merece la pena contemplar la Freundschaftsbrunnen (fuente de la amistad), formada por una fuente central con el caballo mitológico Pegaso y otras seis fuentes pequeñas, que representan las siete ciudades hermanadas con Sindelfingen. Por último, en el Antiguo Ayuntamento, en el barrio de Maichingen, está una parte de la Galería Municipal. El Museo Schauwerk, abierto en 2010, muestra el arte alemán e internacional de los años 60 hasta nuestros días. También resultan interesantes las exposiciones dedicadas a la historia de la industria: en la antigua escuela de tejido se levanta ahora el Museo de Tejeduría, y en la antigua imprenta de tarjetas perforadas de la IBM se encuentra desde 1994 la «Casa de la Historia de IBM - Tratamiento de Datos». Lo que no hace tanto era la esencia del progreso, hoy ya forma parte de un museo.

La vibrante vida urbana, por su parte, no tiene nada de museística. Numerosas tiendas y mercados invitan a salir de compras, y en los restaurantes o terrazas al aire libre puede dejarse mimar el estómago: la gastronomía de Sindelfingen puede complacer todos los gustos, ya sea con la esmerada cocina suaba como con la internacional. Una sugerencia: el restaurante Lammbräu, abierto desde 1823. La fiesta internacional al aire libre que se celebra el tercer fin de semana de junio es una de las más grandes de Europa.

 

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados