Especialidades de la A a la Z

Éste es el sabor de Alemania.

Que la cerveza y las salchichas «Bratwurst» formen parte de todas las fiestas y ferias es algo lógico, pero son solo una minúscula parte de todos los placeres gastronómicos que podrá encontrar en Alemania. Emprenda un viaje de descubrimiento gastronómico por Alemania. Le sorprenderá ver la gran variedad de tentaciones culinarias y deleites para el paladar que le esperan.

En Schleswig-Holstein se producen más de 120 variedades de queso de leche de vaca, oveja y cabra. La mayoría de ellos se elaboran aún en queserías artesanas, siguiendo recetas tradicionales a la vez que modernas. La Ruta de los Quesos de Schleswig-Holstein (Käsestraße) , de 500 km de longitud, une todos los establecimientos queseros y los distintos eventos que se celebran relacionados con este delicioso producto lácteo de punta a punta de la región, además de pasar por muchos puntos de interés y bellos paisajes de Schleswig-Holstein.

más »

Leyendas de emperadores, de un gran incendio e incluso del diablo marcan la historia de estas galletas. Lo único de lo que no hay duda es de que se trata de unas pastas de miel de lo más finas y que son más duras o más blandas en función del porcentaje de miel que llevan. Resultan deliciosas, sobre todo si están decoradas con nueces, almendras o cerezas. Las galletas se inventaron cuando Napoleón cortó la entrada de azúcar al continente. Los panaderos endulzaron la masa con jarabe de remolacha azucarera y así es como las Aachener Printen obtuvieron su especial sabor.

más »

«Un placer para pequeños y mayores son las albóndigas de patata de Turingia dice un dicho del lugar que ha pasado de generación en generación». Las albóndigas de Turingia son inconfundibles, ya que se preparan con patatas ralladas en crudo y posteriormente hervidas y machacadas. A esto se añade un relleno de crujientes dados de pan tostados en mantequilla. En el recién inaugurado Thüringer Kloßwelt de Heichelheim, los visitantes podrán contemplar una animada exposición que repasa la historia de las albóndigas y las patatas y, por supuesto, también encontrar albóndigas dondequiera que miren: en la tienda de la fábrica, en el puesto callejero de albóndigas, además de la que es con toda seguridad la mayor albóndiga transitable del mundo.

más »

Es por la tradición minera que la cocina tradicional en Sarre tiene tan buena aceptación. Sobre todo los platos de patata con nombres como «Gefillde» o «Hoorische» son muy apreciados en Sarre. Después de una comida tan copiosa se recomienda hacer un poco de ejercicio, por ejemplo recorriendo una de las rutas de senderismo culinarias que unen los magníficos paisajes con la espléndida gastronomía de la región.

más »

El postre fue preparado por primera vez por un cocinero de Hanóver para conmemorar el 200 aniversario en el trono de la Casa de los Güelfos, la dinastía que reinaba en la ciudad. Su color amarillo blanquecino es el del color de la dinastía. Este postre, formado por dos capas de crema de vainilla y leche y crema de vino, se convirtió en el preferido del príncipe elector Ernst August. Hoy en día, el «Welfenspeise» se encuentra en la carta de muchos restaurantes y es todo un clásico de las celebraciones familiares en Hanóver y alrededores.

más »

En 1804 abría en Halle una pequeña confitería y pastelería especializada en productos de miel: sería el núcleo de la futura fábrica Halloren, la fábrica de chocolate más antigua que aún sigue en funcionamiento en Alemania. Su bombón más conocido, sin embargo, es relativamente bastante más joven: las bolitas «Halloren» se fabrican desde el año 1952. Su forma redonda recuerda a los botones de plata de las chaquetas de los recolectores de sal, llamados «Halloren». Que estos dulces bombones se coman con sal no es nada más que una leyenda. En el Museo del Chocolate de la empresa los visitantes pueden conocer todo el proceso de elaboración del chocolate.

más »

Los torrefactores de café tienen una larga tradición en la ciudad del Weser. La primera cafetería en territorio de habla alemana abría sus puertas en esta ciudad del norte del país nada más y nada menos que en el año 1673. Desde entonces el café ha llegado a todas partes. Y es muy probable que los granos de café o el café molido que uno toma en Alemania provengan de Bremen . Y es que una de cada dos tazas de café que se sirven entre el mar del Norte y los Alpes proviene de Bremen. Y no solo la variante que contiene cafeína. Gracias a Ludwig Roselius, la cuna de la industria dedicada a la descafeinización del café también está en la ciudad.

más »

Si bien es cierto que la cerveza no se inventó en Alemania, sí lo es que el arte de su fabricación se perfeccionó aquí. En Alemania existen unas 5.000 variedades de cerveza distintas que se fabrican en más de 1.300 fábricas de cerveza, más de la mitad de las cuales se encuentran en Baviera. Esta diversidad es única en el mundo. Y eso que, siguiendo la Ley alemana de Pureza, todos estos tipos de cerveza solo pueden fabricarse con los ingredientes clásicos; es decir, agua, malta, lúpulo y levadura. En verano, el mejor sitio para degustar esta refrescante bebida es en una de las numerosas terrazas llamadas «Biergärten» que hay repartidas por todo el país.

más »

Herramienta para navegar sin barreras

Dos prácticas combinaciones de teclas permiten ampliar la imagen al navegar en la red:

Aumentar: +

Reducir: +

Para más ayuda, consulte con el proveedor de su navegador haciendo clic en el icono: