El marco festivo: teatros para conciertos y de ópera

La música clásica supone toda una experiencia para los sentidos. Los teatros para conciertos y de ópera no solo constan de un escenario y unas localidades, sino que también son impresionantes por su fachada, recinto, entorno y ambiente. Tanto en cuanto a música como a arquitectura, aquí confluyen la modernidad y el pasado con una diversidad maravillosa.

Classical music is an experience for all the senses. The appeal of concert halls and opera houses lies not only in the stage and the auditorium but in the exterior, the acoustics, the atmosphere and the charm. Both the music and the architecture blend the traditional and the modern in a number of different ways.

Meistersinger Halle

Debido a la gran destrucción que sufrieron muchas salas de conciertos en Núremberg durante la Segunda Guerra Mundial, en 1963 se inauguró un nuevo centro cultural y de congresos: la Meistersingerhalle en el Luitpoldhain. Aquí actúan los coros y las orquestas de Núremberg, aunque también hay cabida para la música rock, el jazz, congresos y asambleas de partidos. Sin duda, sus impresionantes vestíbulos acristalados y los casi 300 metros cuadrados que miden los relieves de la pared en cobre ya constituyen toda una leyenda.

Ópera Alemana de Berlín

El Teatro de la Ópera Alemana de Berlín se inauguró en 1912 y fue destruido por los bombardeos aéreos de 1943. El nuevo edificio monumental, de carácter práctico, fue bautizado en 1961 con el nombre de Ópera Alemana de Berlín (Deutsche Oper Berlin), y hasta el momento, es el mayor teatro de ópera de la ciudad. Aunque en este teatro se idolatren las grandes óperas (Wagner, Verdi, Puccini), también hay espacio para estrenos de Henze, Kagel o Rihm. La orquesta y el coro de la Ópera Alemana de Berlín gozan de un gran prestigio.

Ópera de Fráncfort

Después de la 2.ª Guerra Mundial, la ópera de Fráncfort requería un nuevo emplazamiento y lo halló en el antiguo teatro, en la Plaza del Teatro. En 1960, el teatro se instaló en un edificio propio y en 1962 se unieron ambos inmuebles con una fachada de cristal. Una obra de Marc Chagall adorna el vestíbulo conjunto del teatro, para acoger tanto representaciones orales como musicales. La Ópera de Fráncfort es uno de los teatros de ópera más importantes de Europa.

Ópera Estatal de Baviera en Múnich

En 1818 había llegado el momento de dotar a Múnich de un "teatro de ópera para todos los públicos": el Teatro de la Corte y Nacional en la plaza Max-Joseph-Platz. Pero, debido a un incendio, el edificio de Klenze, de estilo clasicista, tuvo que ser reformado en 1825, y en esa ocasión se incluyó un vestíbulo con columnas. Desde 1875 se vienen celebrando aquí los festivales de ópera de Múnich. El Teatro Nacional acoge a la Orquesta Estatal, la Ópera Estatal y el Ballet Estatal. Con sus 2.500 metros cuadrados es el tercer escenario más grande del mundo para óperas.

Ópera Nacional de Hamburgo

Desde 1687 Hamburgo contaba con un teatro de ópera en la plaza Gänsemarkt, donde ya se habían representado obras de Telemann y Händel. En 1827 fue revelado por el teatro municipal en la calle Dammtorstraße, construido según el diseño del arquitecto clasicista Karl Friedrich Schinkel. Aquí se representaron obras de Paganini, Liszt, Wagner y Mahler antes de que en 1934 se rebautizara el edificio con el nombre de Ópera Nacional de Hamburgo. En la actualidad, se halla entre los teatros de ópera más importantes de Europa.

Ópera Semper de Dresde

La Ópera Semper de Dresde no es una muestra de buena fortuna: en 1869 quedó reducida a cenizas; en 1945 fue destruida por los bombardeos aéreos; y en 2002 resultó muy dañada por las inundaciones. Después de la Segunda Guerra Mundial, se necesitaron 40 años para que el teatro, diseñado con mucho estuco renacentista por el arquitecto Gottfried Semper, volviera a abrir sus puertas. En la actualidad, acoge a la Orquesta Estatal Sajona de Dresde.

Sala Nikolaisaal de Potsdam

La sala Nikolaisaal de Potsdam se inauguró en 1909 como lugar de congregación de la iglesia evangélica Nikolaikirche. Después de sufrir graves deterioros en 1945, una vez terminada la guerra se utilizó como sala de conciertos y estudio de grabación. En el año 2000 se celebró la reapertura de la sala Nikolaisaal, remodelada arquitectónicamente, como centro para conciertos y eventos. En la actualidad, es la sede de la Orquesta Estatal de Brandeburgo y de la Orquesta Cinematográfica Alemana de Babelsberg.

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados