Spiekeroog: una isla de ensueño verde
Spiekeroog Island © Nordseebad Spiekeroog GmbH

Spiekeroog: una isla de ensueño verde

Una naturaleza impresionante, 15 kilómetros de playa de arena y paseos en barco invitan al turista a descubrir la isla y las marismas. Un sueño para todos los amantes del mar del Norte.

Situada entre las islas vecinas de Langeoog y Wangerooge, con una superficie de 18,25 km² Spiekeroog posee un verde inusual para una isla de Frisia oriental. La gran arboleda de robles y pinos melis, impropia de estos parajes, es una peculiaridad de esta isla en el parque nacional del mar de Frisia de Baja Sajonia . En el verano los visitantes quedan cautivados por los brillantes tonos lilas del limonium y las rosas salvajes que se contemplan entre las dunas. En otoño el espino amarillo irradia un sinfín de tonalidades ocres. Desde el punto de vista botánico, resulta especialmente interesante el área de Ostplatte que se extiende desde la sede del parque nacional en Wittbülten hasta el extremo oriental de la isla. El viento y las mareas logran que el paisaje de las dunas se halle en continua transformación.

No solo el turismo de salud se siente atraído por la diversidad de la flora de la isla, sin tráfico de automóviles y con un aire muy puro . El centro terapéutico con sus métodos curativos, tanto tradicionales como modernos, también representa un lugar para la relajación, ya sea mediante un tratamiento con piedras en caliente o talasoterapia para fortalecer las defensas. Para los que además de la tranquilidad y el wellness quieran vivir una experiencia auténtica, pueden disfrutar en Spiekeroog de salidas en barco para visitar los bancos de focas o de viajes en balandro con el "Gorch Fock". Durante el viaje, se muestra a los pasajeros el arte de pescar con una pequeña red de arrastre.

Después de una genuina travesía marítima, se recomienda degustar el pescado recién capturado en uno de los preciosos restaurantes o saborear un té en uno de los acogedores locales existentes. En las variedades de té de Frisia oriental y Kluntje se puede exaltar al máximo la placidez de la que hacen gala los lugareños.

 

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados

Lo que cuentan los viajeros de todo el mundo

Walk in the mud

Walking in the sea bed

Frente al litoral noroeste de Alemania, entre Dinamarca y los Países Bajos, se encuentran las islas Frisias. Es un rosario de islas arenosas que, hace siglos, eran las dunas que se extendían a lo largo de la costa. Un largo proceso de erosión llevó la costa hacia el interior. La extensión de agua que hay entre las islas y la costa actual es el mar de Frisia, un lugar lleno de sorpresas y donde se pueden vivir experiencias sorprendentes. En esta región las mareas son muy fuertes y, dado que el mar de Frisia es muy poco profundo, durante la bajamar queda expuesto el fondo. Es una gran llanura formada por lodos, una especie de marisma por la que se puede caminar. De hecho se puede llegar caminando hasta las islas que, en lugares como Neuharlingersiel, se encuentran a unos diez kilómetros de distancia. ¿Caminar por el barro es una experiencia interesante? Eso mismo me preguntaba yo antes de iniciar un paseo con WattWandern, los guías que te descubren los secretos de este mundo insólito. Un recorrido completo implica tres o cuatro horas de paseo por lo que en realidad es el fondo del mar. Es el momento de observar la vida que bulle en ese ecosistema: hay moluscos que quedan a la vista, aves marinas que se aprovechan de esa circunstancia, se ven algas, quiza incluso trozos de madera de hace 10.000 años, anteriores a la última glaciación, cuando este lugar estaba cubierto por bosques. El lugar es extraordinario —uno de los pocos del mundo en donde se dan estas circunstancias y está bien conservado— y de hecho hay tres parques nacionales alemanes que protegen este ecosistema. Pero la sorpresa continúa cuando para volver desde la isla al continente el viaje se hace en ferry. Para entonces ya ha subido la marea y es el momento de navegar por el mismo lugar donde horas antes se ha caminado. ¿Has vivido alguna vez algo semejante? Esta experiencia se puede vivir en varios lugares de la costa alemana para llegar a diferentes islas. Los guías de WattWandern www.wattwandern.de ofrecen bastantes opciones.

seguir leyendo »

angelmbermejo@gmail.com