Tras las huellas de los comerciantes de sal desde Luneburgo hasta Lubeca
Agricultor en el campo
Rutas turísticas de la A a la Z
La Antigua ruta de la sal

Tras las huellas de los comerciantes de sal desde Luneburgo hasta Lubeca

La Antigua ruta de la sal discurre por unos 100 km, desde Luneburgo la ciudad de la sal con más de 1000 años de antigüedad, la pintoresca ciudad naviera del Ducado de Sajonia-Lauenburgo a orillas del Elba, por Mölln, la ciudad de Till Eulenspiegel, hasta la ciudad hanseática de Lubeca, la puerta al mar Báltico. Lo que para nosotros significa hoy un artículo de apenas unos céntimos, gozaba en la Edad Media de una enorme importancia y un gran valor: no en vano este mineral precioso se denominó también "oro blanco".

En la Edad Media la comercialización de la sal estaba vinculada al poder y a la riqueza. Lo que el petróleo y el gas natural suponen para la economía de nuestros días, era la sal hacia 1.000 años. Hoy los gaseoductos y las tuberías de petróleo atraviesan toda Europa; antaño las vías de transporte de sal constituían las arterias vitales de la economía. Y así fue como los comerciantes de Lubeca la transportaron desde los yacimientos de sal más importantes del norte de Europa en Luneburgo a lo largo de la "Antigua ruta de la sal" hacia Lubeca.

La antigua ruta comercial del "Oro blanco"

Una de las rutas comerciales más importantes en la Edad Media fue la "Antigua ruta de la sal" que unía la ciudad hanseática de Luneburgo, de donde se obtenía la sal, con la ciudad hanseática de Lubeca, donde los pescadores de arenques procedían a la conservación de su pesca, que posteriormente se embarcaba hasta el Báltico y Escandinavia. Los carros necesitaban más de 20 días para recorrer este itinerario comercial que conduce desde Luneburgo hasta Lauenburgo, donde atraviesa el Elba, y continúa desde allí por el canal Elba-Lubeca hasta Lubeca.

Cuando un camino nos va narrando historias

La sal era la base de la riqueza de las ciudades que participaban en este comercio y su transporte, ya fuera por la extracción, el comercio, o por los derechos de aduana, que tenían que pagar los comerciantes al cruzarla. Las ciudades se ayudaban entre sí mediante leyes que prohibían a los comerciantes y transportistas rodear la ciudad. Quien incumplía a ley, tenía que contar con que se le confiscara la mercancía. De esta forma se aseguraba no solo que se pagaran los importes de aduana, sino que también los dueños de fondas, taberneros y artesanos del lugar obtenían sus ganancias.

Descubriendo el Brezal de Luneburgo

A lo largo del itinerario se pueden contemplar los idílicos y vistosos paisajes con sus lagos y bosques, así como el cautivador Parque Natural del Brezal de Luneburgo, donde hoy pastan unas 2.000 ovejas de la raza "Heidschnucke" y un número casi idéntico de corderos. Discurre por románticos pueblos y antiguas ciudades con ostentosos ayuntamientos, casas señoriales bellamente decoradas, edificaciones de ladrillo, molinos de viento y de agua, dólmenes, iglesias de piedra, monasterios, tumbas de los conductores del canal que como mudos testigos de una larga historia nos recuerdan la época dorada del comercio de la sal.

Antigua ruta de la sal

Longitud: 100 km

Temática: cultura, historia, sal, naturaleza

Lo más destacado:
Aumühle-Friedrichsruh: bosque Sachsenwald, Jardín de las Mariposas, Museo de Bismarck
Lauenburgo: museos, parque natural, esclusa Palmschleuse
Lubeca: Unesco, casco antiguo, museos
Luneburgo: casco antiguo, ayuntamiento, salinas
Mölln: Till Eulenspiegel, ayuntamiento, museos
Ratzeburgo: catedral, ciudad insular, museos

www.hlms.de

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados

Herramienta para navegar sin barreras

Dos prácticas combinaciones de teclas permiten ampliar la imagen al navegar en la red:

Aumentar: +

Reducir: +

Para más ayuda, consulte con el proveedor de su navegador haciendo clic en el icono: