Una sinfonía de uvas en el jardín de los placeres
Castillo Wachtenburg, Wachenheim an der Weinstrasse ©Deutsche Weinstrasse e.V. -Mittelhaardt-Pfalz Touristik
Rutas turísticas de la A a la Z
La Ruta alemana del vino

Una sinfonía de uvas en el jardín de los placeres

La culpa la tienen los romanos. Fueron quienes trajeron el vino al Palatinado y así fue como empezó: la Ruta alemana del vino. Desde 1935 la ruta serpentea por el Palatinado, desde la cooperativa Deutsches Weintor en la frontera francesa en Schweigen-Rechtenbach de unos 85 km hasta Bockenheim en el norte.

En el Palatinado, la tierra del Riesling por excelencia, la aguja del compás cumple lo que promete. El tiempo y el clima obviamente lo secundan. Ante el visitante se abre la perspectiva de un gran jardín del Edén: allá donde los almendros ya en primavera despliegan su floreada vestimenta rosa; en verano los kiwis, los higos, los limones proliferan mientras poderosos arbustos de adelfas abundan en patios y jardines, en el otoño un mar de vides pleno de sol y aromas avanza hacia la vendimia y la deliciosa cocina del Palatinado; todo esto transforma la Ruta alemana del vino en un recorrido de placeres.

Mundos de vino

La Ruta alemana del vino no es ningún circuito de carreras. Y no es porque no discurra por angostos pueblos vinícolas y por sinuosos caminos atravesando viñedos, sino también porque en cada localidad uno se puede detener y degustar una cata de vino. En cenadores, a orillas del camino, en tabernas y numerosas enotecas se sirven fantásticos caldos de conocidas bodegas. En esta encantadora despensa de sol, la mayor región vinícola de Alemania, donde las vides realmente apresuran su crecimiento, se percibe la presencia de Dionisio, el dios del vino. La tríada del Palatinado compuesta por Riesling, Grauburgunder y Dornfelder supone el máximo placer para disfrutar de un caldo.

Una localización que provoca asombro

Una localización singular en la ruta es el local "Dürkheimer Weinfass". Con un volumen de 1,7 millones de litros, que da cabida a unas 650 personas, el mayor barril del mundo, convertido hoy en una taberna ofrece catas de vino y delicias culinarias. Impresiona también el calendario festivo dedicado al vino que es tan largo como la propia ruta: desde la Fiesta del Almendro en Flor en primavera, pasando por la mayor fiesta del vino del mundo o Dürkheimer Wurstmarkt, o la Fiesta de la Vendimia en Neustadt donde se elige la Reina del Vino, hasta la fiesta de despedida del otoño a finales de octubre en Schweigen-Rechtenbach.

Es simplemente un placer integral

En la tierra de los vinateros, el vino es el elixir de la vida y celebrar algo sin él resulta impensable, así que juega un papel indiscutiblemente principal en fiestas grandes y pequeñas. Vuelva a descubrir y a experimentar de lleno la Ruta del Vino recorriéndola en sentido inverso. ¡Quien nos visita, sabe de lo que hablamos!

Ruta alemana del vino

Longitud: 85 km aprox.

Temática: vino, placer, cultura, naturaleza

Lo más destacado:
Bad Bergzabern: palacio, termas
Bad Dürkheim: local Dürkheimer Fass
Bockenheim: Virgen de la Vid, iglesia Lambertskirche
Deidesheim: museo, iglesia parroquial
Edenkoben: antiguas bodegas
Neustadt: edificios de entramado, Museo del Ferrocarril, palacio Hambacher Schloss
Schweigen-Rechtenbach: Puerta de la Ruta del Vino
Wachenheim: castillo

www.deutsche-weinstrasse.de

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados

Herramienta para navegar sin barreras

Dos prácticas combinaciones de teclas permiten ampliar la imagen al navegar en la red:

Aumentar: +

Reducir: +

Para más ayuda, consulte con el proveedor de su navegador haciendo clic en el icono: