Personas que estuvieron al lado de Lutero: su mujer, reformadores, pensadores y un príncipe

Hubo dos personas principales que se mantuvieron al lado de Martín Lutero: Katharina von Bora, su mujer, y Philipp Melanchthon, el gigante intelectual de Bretten, ensalzado como el omnisciente «profesor de Alemania».

Naturalmente, la Reforma es un hecho inseparable del nombre de Martín Lutero. Sin embargo, una obra de tal envergadura no la pudo lograr él solo. Tuvo a su lado a toda una serie de compañeros de camino: unos hombres valerosos y de gran relevancia... y una mujer: Katharina von Bora, nacida el 29 de enero de 1499. Como hija de una familia noble empobrecida, pasó su niñez en un convento; en 1523 se escapó y encontró refugio en casa de Lucas Cranach el Viejo, un íntimo amigo de Lutero. En 1525, Katharina von Bora y Martín Lutero se casaron y se fueron a vivir al antiguo monasterio agustino de Wittenberg. Katharina organizaba la economía doméstica, administraba el dinero y una granja, gestionaba una fábrica de cerveza y era arrendataria de una piscifactoría. Martín Lutero la llamaba cariñosamente «Mi Señor Käthe», señal de que ella era la jefa de la casa. Murió el 29 de diciembre de 1552 en Torgau. En aquella época, Philipp Melanchthon era el líder de la Reforma; ya en vida de Lutero Melanchthon era el teórico de este movimiento, un gran creador de redes, con muy buenas relaciones con los príncipes electores y con los intelectuales de Europa. Cuando Melanchthon murió el 19 de abril de 1560 en Wittenberg, la Universidad tuvo que contratar a tres nuevos profesores para continuar con su labor. Sobrevivió dos años y un día a Johannes Bugenhagen, confesor y amigo de Lutero, al que conoció en 1521. En 1523, Lutero consiguió que Bugenhagen fuera elegido nuevo párroco de la iglesia de la ciudad, lo que le convirtió en el primer sacerdote evangélico de Wittenberg. El hecho de que Lutero pudiera vivir aquí sin ser molestado tuvo que agradecérselo a sus benefactores, Federico el Sabio, quien en 1519 se había negado a entregárselo a Roma; en 1521 obtuvo del emperador un séquito para acompañarlo a la Dieta de Worms y, a continuación, se ocupó de salvaguardar la seguridad de Lutero. Si bien el príncipe elector protegió a Lutero durante toda su vida e hizo posible, de esta manera, la Reforma, no profesó la nueva fe hasta poco antes de morir. Un contemporáneo de gran relevancia, si bien no era seguidor de Lutero, fue Johannes Calvin, quien instauró un régimen de horror en nombre de la Reforma a partir de 1539. El mismo efecto produjo en Zúrich, Suiza, Ulrich Zwingle, que había conocido a Lutero en 1529.

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados