Die Toten Hosen: punk con ingenio

El grupo, compuesto por el cantante y el letrista Campino (cuyo nombre verdadero es Andreas Frege), es una de las bandas de punk-rock con más éxito de Alemania. A veces, sus sátiras sociales incluso presentan notas de cabaret ("Eisgekühlter Bommerlunder", "Kein Alkohol ist auch keine Lösung").

El grupo Die Toten Hosen se fundó en 1982 en Dusseldorf y publicó su primer álbum al año siguiente. Las giras por el extranjero pronto se extendieron a Francia, España, Inglaterra, y en los años noventa incluso hasta Argentina, Canadá y EE.UU. También surgieron canciones en los correspondientes idiomas de cada país. Con "Auf dem Kreuzweg ins Glück", la banda obtuvo en 1990 su primer número 1 en las listas de ventas alemanas, al que le siguieron otros siete álbumes con primeros puestos. En 1996, Die Toten Hosen lograron un gran éxito con el sencillo "Zehn kleine Jägermeister".