• 0
Parques de atracciones de la A a la Z
A
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z

Deutsches Meeresmuseum (Museo Marino Alemán) y Ozeaneum (Museo Oceanográfico): visitando a Happy Feet y Nemo

El Deutsches Meeresmuseum (Museo Marítimo Alemán) en el casco antiguo de Stralsund y el Ozeaneum (Museo Oceanográfico), galardonado con el Premio medioambiental sueco, son instalaciones de dimensiones superlativas. Están concebidos para un amplio público e invitan a reflexionar activamente sobre el mundo submarino. Apto para niños a partir de los cinco a seis años de edad.

¿Quién no conoce la nostalgia que se siente a la orilla del mar? Sumergirse en el mundo de los tiburones, rayas, caballitos de mar y pulpos, admirar la diversidad y el colorido de los arrecifes de coral y de las profundidades marinas. El concepto del Deutsches Meeresmuseum (Museo Marino Alemán) y del Ozeaneum (Museo Oceanográfico) es, precisamente, calmar esa nostalgia. El Deutsches Meeresmuseum en el casco antiguo de Stralsund, con exposiciones oceanográficas y acuarios de los mares tropicales y el Mediterráneo, está alojado en el antiguo convento dominicano de Santa Catarina. Desde caballitos de mar, corales e innumerables peces hasta tiburones en acuarios tropicales: aquí se puede ver todo lo que tiene aletas o vive bajo el agua. El tanque de las tortugas es uno de los más grandes de Alemania y él solo ya es digno de una visita. Déjese llevar al misterioso mundo submarino nocturno en una expedición con linternas y se dará cuenta de que el mar ha sido y sigue siendo todavía una aventura fascinante por lugares en gran parte desconocidos.

Lo más destacado
Deutsches Meeresmuseum (Museo Marino Alemán) y Ozeaneum (Museo Oceanográfico): visitando a Happy Feet y Nemo

La exposición permanente en el Ozeaneum "El mar para los niños", dedicado principalmente a los niños de seis a doce años, les ofrece la oportunidad de investigar el tema de los mares jugando. En un tanque de demostración se puede ver a los peces muy de cerca, y en el túnel temático se puede percibir el fondo del mar como si se estuviera en un submarino. En la estación de investigación, más arriba, se puede estudiar a los habitantes marinos bajo un microscopio y se demuestran las leyes de la obtención de alimento, del comportamiento de huida y la reproducción. Una estación auditiva permite a los pequeños escuchar el espectro de sonidos de los caballitos de mar, los peces payaso y las langostas. En la zona exterior, una pradera de algas sobredimensionada invita a esconderse y a ver la vida en el mar desde la perspectiva de los anfípodos, las bellotas de mar o los cangrejos de playa. Aquí se puede ver también a pingüinos de Humboldt caminar, comer o nadar. Más de un millón de visitantes al año no pueden estar equivocados.