El brillo de la Navidad en Alemania

Luces brillantes y olor a vino caliente: los sueños navideños se hacen realidad en diciembre

"Por todas partes, en la cima de los abetos, vi luces doradas sentadas...", dice un popular poema navideño alemán. De hecho, brilla y resplandece en todas partes durante el Adviento. Los abetos se iluminan con luces de hadas, hay un olor a vino caliente y los niños abren expectantes una puerta de su calendario de Adviento cada día de diciembre. Los mercados navideños son una atracción para grandes y pequeños, e invitan a dar un paseo atmosférico por las callejuelas con sus puestos decorados festivamente. Si tiene hambre, puede picar pan de jengibre, manzanas de caramelo, stollen navideño y castañas calientes. Se ofrecen tallas de madera de los Erzgebirge, adornos artísticos de cristal o artículos únicos hechos a mano en la región como adornos navideños o regalos para los seres queridos. Más allá de los pueblos navideños, le esperan placeres invernales como los paseos por la nieve, las excursiones con antorchas o los mercados navideños medievales en los que herreros, tejedores o marroquineros muestran sus oficios.

Berlín

Bernkastel-Kues en el Mosela

Bremen

Erfurt

Frankfurt

Hamburgo

Hannover

Lübeck

Münster

Quedlinburg

Rostock

Selva Negra

Mucho más que mercadillos navideños: el Adviento nos llama con procesiones de antorchas, fiestas de la luz y costumbres originales

Espectáculos luminosos, baños con antorchas o paseos en trineo: más allá de los populares mercadillos navideños, el Adviento es el momento ideal para conocer la Alemania más atmosférica y vivir tradiciones ancestrales. Cuando oscurece y hace frío en el exterior, se encienden velas y hogueras en todo el país. Las calles y las casas brillan con el resplandor de las luces de las hadas. En las panaderías huele a galletas y stollen elaborados según recetas tradicionales, y los profundos bosques cubiertos de nieve invitan a dar paseos invernales o en trineo.