Especialidades de la A a la Z

Éste es el sabor de Alemania.

Que la cerveza y las salchichas «Bratwurst» formen parte de todas las fiestas y ferias es algo lógico, pero son solo una minúscula parte de todos los placeres gastronómicos que podrá encontrar en Alemania. Emprenda un viaje de descubrimiento gastronómico por Alemania. Le sorprenderá ver la gran variedad de tentaciones culinarias y deleites para el paladar que le esperan.

Con la marca regional «Typisch Harz» (Típico del Harz) se destacan todos aquellos productos y servicios originales de la zona del Harz. Identidad nacional, calidad y sostenibilidad son los pilares sobre los que descansa esta etiqueta. El Harz es conocido por ejemplo por su queso, el «Harzer Käse». Este pequeño queso elaborado a partir de requesón es muy rico en proteínas, poco graso y extremadamente saludable.

más »

Este queso de cuajada elaborado con leche de vaca tiene una larga tradición en Hesse y es muy apreciado sobre todo en la parte sur del estado. Debe su nombre que significa literalmente «queso a mano» a su modo de elaboración tradicional, ya que a principios del siglo XIX aún se amasaba y formaba a mano. Tradicionalmente, este tipo de queso se sirve con «música», una marinada elaborada con cebolla picada, vinagre, aceite, comino, sal y pimienta. Se come con pan moreno o pan negro y mantequilla.

más »

En 1912, Alfred Eugen Ritter y su esposa Clara abrían en Stuttgart - Bad Cannstatt una fábrica de chocolate y artículos de confitería. En 1932, Clara inventó una tableta de chocolate que cabía en el bolsillo de cualquier chaqueta deportiva y que pesaba exactamente lo mismo que las tabletas de forma rectangular. Actualmente, este formato cuadrado es el sello distintivo de este chocolate originario de Baden-Wurtemberg, pero conocido ya en todo el mundo. Merece la pena una visita a la sede actual de la empresa, en Waldenbuch, donde uno encuentra una exposición sobre el chocolate, un taller de chocolate y una colección de obras de arte cuadradas.

más »

La salchicha al curry es uno de los platos fijos de la gastronomía berlinesa . Las más auténticas son las que se sirven en el puesto de Konnopke's Imbiss, en la avenida Schönhauser Allee. Entre «celestial» e «infernal» se sitúan los cinco grados de picante que puede llevar la salsa de curry, y eso desde 1930. Quien no solo quiera atreva a probar este snack de culto, sino que también desee estudiarlo a fondo, puede hacerlo en el museo creado ex profeso, el Currywurstmuseum, de forma muy amena. Desde un sofá de salchicha, pasando por una cámara de las especias, hasta un órgano de olores: aquí todo gira en torno a la salchicha al curry. No solo se deja tocar y probar, sino que incluso se anima a hacerlo.

más »

Las salchichas blancas, elaboradas con carne de ternera y de cerdo, además de cebolla y perejil fresco, son sin duda una de las especialidades bávaras más conocidas. Tradicionalmente, estas salchichas, que se calientan introduciéndolas en agua caliente, se comen al mediodía, y preferiblemente acompañadas de mostaza dulce, un «brezel» y una cerveza bávara, por supuesto en una de los muchas terrazas de verano de Baviera. Los más expertos van comiendo la carne a bocados; solo los principiantes y los turistas se comen estas salchichas con cuchillo y tenedor.

más »

Fundada en el año 1924, la Spezialitätendestillerie Abtshof de Magdeburgo es una empresa con una larga tradición a sus espaldas. Su producto más conocido actualmente es la Absenta 66, que fue una bebida de culto en el mundillo artístico en la Francia de los años 20.

más »

Estas pequeñas tabernas surgen, como salidas de la tierra, en todas las regiones vinícolas tan pronto como se sirve el primer vino de la cosecha. En Baden-Wurtemberg, suelen estar gestionadas por los propios viticultores y solo abren durante algunas semanas al año. Muchas están en sencillos graneros, sótanos o incluso garajes. Escobas de ramas adornadas y colocadas delante de las casas indican que la temporada ha empezado e invitan a los visitantes a degustar el vino joven. En Wurtemberg reciben el nombre de «Besenwirtschaft» o «Besa». En Baden, en cambio, se les llama «Straußen» o «Straußi». Lleven el nombre que lleven, su ambiente es algo único.

más »

Cuando una corona hecha de vides pende de la puerta de un explotación vinícola, es que el viticultor ya ha abierto su pequeña taberna o «Straußwirtschaft». En una determinada época del año, puede vender el vino de su propia cosecha durante cuatro meses. En Renania-Palatinado esta tradición, que empezó en tiempos de Carlomagno, hace nada más y nada menos que doce siglos, es muy popular tanto entre los habitantes de la zona como de los visitantes. Entre las especialidades que mejor acompañan el vino destacan, en la región del río Mosela, el «Winzervesper» o merienda del viticultor, y las tablas de quesos, así como los clásicos como los quesos «Handkäs mit Musik» y «Spundekäs» en Hesse Renano y el tradicional relleno de carne de cerdo al estilo del Palatinado.

más »

Herramienta para navegar sin barreras

Dos prácticas combinaciones de teclas permiten ampliar la imagen al navegar en la red:

Aumentar: +

Reducir: +

Para más ayuda, consulte con el proveedor de su navegador haciendo clic en el icono: