Aschaffenburg

Palacios hermosos, extensos parques y mucho sol: Aschaffenburg

Aschaffenburg, la puerta hacia el Parque natural Spessart, también llamada la Niza bávara por su clima suave y soleado, enlaza tradición y presente, compras y cultura, alegría de vivir y monumentos venerables. Fiestas y eventos de todo tipo a lo largo del año entusiasman a sus visitantes tanto como los acogedores alojamientos, los elegantes hoteles y los castizos locales de vino.

A donde quiera que dirijamos nuestros pasos, un encanto simpático y acogedor inunda la ciudad; las numerosas fuentes proporcionan una atmósfera juguetona y liviana, y la oferta cultural satisface todos los deseos. Desde una ambiciosa programación dramática, pasando por la Sala de arte de la Iglesia Jesuita, hasta el Kabarett im Hofgarten —un cabaré famoso en todo el país— y el Centro Cranach en el Schlossmuseum, las posibilidades que se abren para conseguir un entretenimiento de altos vuelos son infinitas.

Donde el sol también brilla por la noche: el centro histórico de Aschaffenburg

La cara soleada de Aschaffenburg se pone de manifiesto ya en la plaza central del casco histórico, la Plaza del Teatro, que dispone del que quizá sea el edificio teatral clasicista más hermoso del sur de Alemania; este teatro, junto con la logia municipal, los juegos de agua y el enorme reloj de sol, forma un conjunto de impresionante intensidad. El hecho de que este reloj de sol, con su gnomon de más de seis metros de altura, indique también la hora de noche habla por sí solo: una luz halógena dirigida por ordenador simula el recorrido del sol. Por encima del casco histórico sobresale la figura dominante del palacio Johannisburg, erigido entre 1605 y 1614 por el maestro de obras de Estrasburgo Georg Ridinger. Este hermoso palacio renacentista, además de las colecciones estatales —entre las cuales se encuentra la colección de obras de Cranach más importante de Europa— alberga también el Museo de Palacio, que expone obras de arte y testimonios históricos de seis siglos. Por su parte, el palacio de Schönbusch —un palacio situado en medio de un maravilloso parque de gran extensión configurado en estilo inglés— está orientado más bien a ofrecer relajación y descanso en el tiempo de ocio. Acogedores rincones, pequeños lagos, puentes y canales, que invitan a emprender románticos paseos en barca, parques de juegos, un jardín-laberinto y un restaurante con terraza al aire libre convierten este emplazamiento en un lugar atractivo para niños y mayores.

La mejor oferta cultural. Y elegantes comercios

Por su parte, el versado amante de las obras arquitectónicas antiguas se verá más atraído por el Pompejanum, la idealizada imitación de una villa romana; este complejo fue erigido por orden del emprendedor rey de Baviera Luis I y es un hermoso testimonio del entusiasmo por la Antigüedad, propio del siglo XIX. Resulta también fascinante el Museo de la Abadía, ubicado en la antigua casa capitular de la abadía de San Pedro y San Alejandro, o la Gentilhaus, lugar elegido por Anton Gentil, empresario industrial de Aschaffenburg, para presentar su extensa colección de arte en la década de 1920. Y si a alguien le apetece ir de compras después de disfrutar de tanta oferta cultural, Aschaffenburg dispone de más de 700 comercios que la convierten en algo así como el centro comercial de toda la región. En pocas palabras: Aschaffenburg lo tiene todo.

 

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados