Brandenburg an der Havel ©STG

Levantada junto al agua: Brandenburg an der Havel

En el azulado norte de Alemania se encuentra Brandeburg an der Havel: en el corazón del estado federado más rico en agua, con casi 3500 lagos y 6700 km de vías de navegación. No es de extrañar que aquí los amantes de los deportes acuáticos se sientan como en casa. Muchos brazos de río que permanecen intactos invitan a emprender apasionantes expediciones a través de la naturaleza y tampoco sorprende que este paisaje resulte perfecto para realizar excursiones en bicicleta.

En Brandenburg an der Havel hay múltiples posibilidades de moverse por el agua: pasear en canoa o en lancha motora, navegar en velero, hacer esquí acuático, pescar, emprender una romántica excursión en barco por los lagos del Havel en Potsdam y Brandeburgo, traquetear entre los prados sobre una casa flotante, tomar el sol en bahías solitarias o simplemente dejar mecer el alma sobre las aguas. Y es que los lagos y ríos que rodean la ciudad de Brandenburg an der Havel ofrecen excelentes posibilidades de practicar toda clase de deportes acuáticos, desde los activos hasta los plácidos y relajados, y todo ello en medio de un verde paisaje lleno de riqueza natural. Para aquellos que deseen aprovechar las múltiples oportunidades de practicar deportes acuáticos en la región, quizá sería aconsejable dirigirse a una escuela náutica, incluso como posibilidad para aprender a navegar en vacaciones. En ellas podrá aprender en teoría lo que después será causa de gran alegría en la práctica, por ejemplo, sobre un velero o en una motora de alquiler.

La mejor manera de descubrir la ciudad: en bicicleta

Directamente en los alrededores de Brandenburg an der Havel comienza uno de los humedales de interior más grandes de Europa central, la «hondonada del Bajo Havel», donde pueden observarse animales que no solemos ver en su hábitat natural, como castores y nutrias. Y una ciudad excepcional, que se puede explorar sobre todo en bicicleta: la ruta que transcurre por el interior de la ciudad de Brandenburg an der Havel pasa por los monumentos más importantes, como la parte nueva de la ciudad, la isla de la catedral y el casco antiguo. La catedral pone de manifiesto de una manera impresionante que Brandenburg an der Havel fue también un centro de gran influencia en los ámbitos eclesiásticos: San Pedro y San Pablo es la iglesia matriz del estado federado de Brandeburgo. En el año 948, Otón el Grande fundó aquí el obispado de Brandeburgo; una decisión ciertamente osada teniendo en cuenta las tribus eslavas que se habían asentado en los alrededores.

Un caballero robusto y dos barcos antiguos

Si alguien desea dedicarle un poco más de tiempo a la ciudad, puede apearse de la bicicleta y visitar dos museos extraordinarios: el Museo Arqueológico Regional y el Museo de Historia de la Ciudad, en la Frey-Haus, un antiguo palacio de la ciudad. El Rolando, la monumental efigie de un caballero, situada frente al Ayuntamiento del casco antiguo, nos habla también de los buenos tiempos que vivió esta ciudad. Es un símbolo de la autonomía de Brandenburg an der Havel, que ya por aquel entonces era una ciudad que gozaba de libertades civiles y estaba marcada por el florecimiento económico. El pueblo eslavo ofrece información sobre tiempos aún más remotos: representa la vida, la cultura y la historia de los eslavos que se asentaron hace más de 1000 años en la región del Havel. Dos barcos, el «Dragomira» y el «Triglav», construidos al estilo eslavo, están disponibles para fletar y para emprender excursiones por este romántico paisaje silvestre de ríos y lagos.

 

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados