Darmstadt

Darmstadt: poetas, pensadores, investigadores espaciales.

Si entre todas las ciudades alemanas hay una que sea algo así como la mejor de la clase, esa es Darmstadt. Refinada y versada, cultivada, interesada por todo y con un físico muy cuidado: Darmstadt ha desarrollado su propio perfil y se ha hecho famosa gracias a la ciencia, la literatura, al arte y la arquitectura.

La fundación hace más de 100 años de la colonia de artistas Mathildenhöhe ha contribuido a que Darmstadt alcance un estatus tan especial. Las hermosas casas en estilo Jugendstil convierten a esta "colina de las musas" en un lugar completamente inconfundible. Después de 1949, tras muchos años en los que la tristeza y la carencia de viviendas impregnaban a una Darmstadt casi completamente destruida, tuvo lugar un segundo estallido cultural, que condujo a la fundación de instituciones pioneras y al asentamiento sistemático de una "industria sin humos": editoriales y empresas gráficas se han establecido aquí en singular densidad, y las instituciones literarias, artísticas y musicales de reconocimiento internacional y el Centro Europeo de Operaciones Espaciales (ESOC), junto con el Teatro Estatal, son hoy los símbolos de esta ciudad. La concesión del premio Georg-Büchner, el galardón literario más importante de Alemania; el Museo Estatal de Hesse, con la colección de obras de Beuys más grande del mundo; la Sala de Arte, el Teatro Municipal, una vibrante oferta musical y de teatro de variedades así como numerosas galerías de arte confieren a la ciudad un aire cultural fuera de lo común. Desde 1999 cabe citar otra gran institución cultural que ha abierto aquí sus puertas: la Estación Central, una antigua nave de máquinas, declarada Bien de Interés Cultural, que incluye teatros, salas de conferencias, salas de exposiciones, salas de conciertos y discotecas en dos plantas.

Pero esto no es todo: también destacan algunos de los monumentos más importantes como el Antiguo Ayuntamiento, la plaza Luisenplatz, el palacio en la Plaza del Mercado, las iglesias Ludwigskirche y Pauluskirche, la Achteck-Haus y la Orangerie, el parque Rosenhöhe y la Capilla Rusa, con su romántico paseo de plátanos. Y, por supuesto, el yacimiento fosilífero Grube Messel , declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y una ventana a la historia pasada de nuestro planeta. Y, finalmente, el edificio Waldspirale del austriaco Friedensreich Hundertwasser, que convirtió en realidad su visión de una nueva forma de vivienda, siendo esta una de sus obras tardías. También causan sensación las "Tertulias de Darmstadt" que se celebran periódicamente desde 1950, y que en 2005 se convirtieron con el título de "Nuevas Tertulias de Darmstadt" en debates filosóficos y sociales de nuestro tiempo. Desde 1951, en aquel entonces aún rodeados por barracas y ruinas, se celebra la Heinerfest, la fiesta local de Darmstadt. La mejor prueba de que los habitantes de Darmstadt no solo saben hablar muy bien, sino que también son capaces de celebrar fiestas alegres y divertidas. Sobre todo, si cuentan con la presencia de visitantes de su talla.

 

Lo más destacado
Highlights

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados