Halle

Buena vida bajo el sol, la luna y las estrellas: Halle

Comprar objetos hermosos, comer bien, disfrutar del arte, la cultura y la vida: en Halle y en su centro histórico, conservado prácticamente en su estado original, todo lo bueno está tan cerca que apenas se puede comparar con alguna otra ciudad. La venerable arquitectura de sus maravillosas plazas entusiasma a los visitantes tanto como la vibrante vida de esta joven ciudad antigua.

Si pasea por las calles del casco histórico, percibirá la historia en todos sus rincones. Sin embargo, Halle es también una ciudad muy moderna, como demuestran sus alegres cafés, restaurantes y bares. Unas galerías muy chic, grandes centros comerciales y bonitas tiendas pequeñas dan la bienvenida a sus clientes, y las amplias plazas de la ciudad parecen vibrar de pura vitalidad. La Plaza de la Universidad, por ejemplo, impresiona por su conjunto arquitectónico clasicista. O la Plaza del Mercado, la plaza más grande de Halle y un lugar de comercio tradicional, donde tejedores y comerciantes de paños llevan vivendo más de 800 años. En el centro de la Plaza del Mercado se encuentra el monumento al compositor Georg Friedrich Händel, nacido en Halle en 1685, y desde aquí se divisan las siluetas de las cinco torres, que juntas conforman el símbolo de la ciudad.

De visita en casa de Martín Lutero y Georg Friedrich Händel

La Torre roja es una de ellas y merece la pena verla... y oírla: tiene el tercer carillón más grande del mundo, con 76 campanas y un peso total de más de 45 toneladas. Las otras torres forman parte de la iglesia Marienkirche, también llamada la iglesia del mercado. Martín Lutero parece estar aún muy vivo, por lo menos a juzgar por la natural apariencia de su máscara mortuoria, conservada aquí. El gran órgano se inauguró en presencia de Johann Sebastian Bach y todavía hoy, 300 años más tarde, escucharlo es una experiencia inolvidable. Al llegar al barrio de la catedral (Domviertel), los visitantes se trasladan a un punto todavía más remoto de la historia. Cerca de la antigua Iglesia de los Dominicos se encuentra también la casa natal de Georg Friedrich Händel, un edificio renacentista que alberga desde 1948 un museo dedicado a este gran maestro.

Un tesoro de la humanidad: el disco celeste de Nebra

El hecho de que el escudo de Halle contenga el sol, la luna y las estrellas quizá se deba al «disco celeste» de Nebra, famoso en el mundo entero como la representación concreta del firmamento más antigua de la humanidad. Este tesoro de más de 3600 años de antigüedad puede admirarse en el Museo Estatal de Historia, uno de los museos arqueológicos más relevantes de Europa. La extraordinaria exposición ofrece una imagen viviente de la vida en la Edad de Piedra y de Bronce, cuando el hombre de Neandertal, el león cavernario y el mamut dominaban el escenario. Un poco más actual es el Museo de Arte del estado federado de Sajonia-Anhalt en el castillo Moritzburg: pinturas, grabados, esculturas, fotografías y artesanía de los siglos XIX y XX en una exposición permanente de gran calidad. Y ya se encuentran completamente en el presente aquellos que, tras una función de ópera, teatro, variedades o cabaré se mueven por esta maravillosa ciudad y disfrutan de la vida.

 

Lo más destacado
Highlights

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados