Jena

Jena: belleza entre el valle del río Saale, historia y alta tecnología.

Caracterizada por empresas de la talla de Schott Glas y Zeiss, Jena es una unión fascinante entre un pasado industrial e intelectual y la investigación, innovación y vida académica. Esto se refleja en los institutos e instituciones educativas, así como en las tabernas del maravilloso casco antiguo, que se presentan tan acogedoras como repletas de tradición.

Luz, cristal, óptica: en la segunda mitad del siglo XIX Jena evolucionó convirtiéndose en una de las ciudades industrializadas líderes de Alemania gracias al trío de estrellas formado por Carl Zeiss, Otto Schott y Ernst Abbe. Sobre la base de su trabajo en común surgieron la conocida fábrica de cristales ópticos Zeiss y el cristal Schott. La investigación y la economía conformaron el segundo elemento propulsor de Jena, su fama como emplazamiento científico, gracias a lo cual la ciudad también ofrece múltiples museos excelentes. Resulta obvio que tanto el museo Schott GlasMuseum como el Museo Óptico, dedicados a la vida y actuación de Carl Zeiss y Ernst Abbe, juegan aquí un papel primordial. Pero la ciudad también cuenta con interesantes museos sobre literatura e historia del arte, entre los que destacan el Museo Municipal en la "Alte Göhre" y el Kunsthof Jena. Además, muchos monumentos, unidos a grandes personajes, han acuñado la imagen de Jena. Entre estos, se encuentran el Planetario Zeiss, inaugurado en 1926, así como el JenTower, que recuerda a un telescopio y hasta el momento, es el edificio más elevado de la ciudad y el segundo en mayor altura de los nuevos estados federados.

Asimismo, resultan interesantes tres rascacielos que fueron bautizados según el año de su conclusión: "Bau 15", el primer rascacielos de Alemania; "Bau 36" y "Bau 59", los puntos más característicos del centro de Jena. También la excepcional ubicación de la ciudad en el valle del río Saale y las altas montañas acantiladas calcáreas que se alzan en los alrededores convierten la visita a Jena en una experiencia reveladora. De eso ya era consciente Goethe, al que le gustaba acudir a la ciudad con asiduidad y que llegó a pasar cinco años en ella. Justo el doble fue lo que Friedrich Schiller vivió aquí. Su casa-jardín, en la Schillergässchen, es visitada por muchos aficionados a la literatura; en el jardín todavía se puede ver una mesa de piedra ovalada en la que solía sentarse con Goethe. Entonces como ahora, se disfruta de una sociable vida literaria y estudiantil en las cuidadas calles del centro histórico, que hoy, naturalmente, están llenas de elegantes cafés, restaurantes de calidad y preciosas tiendas. Aquí también pueden verse algunas de las "Siete maravillas" de Jena, como el reloj astronómico del Ayuntamiento, o el Draco, un dragón terrorífico con siete cabezas, creado en 1600, que, según se cree, representa a un comité examinador de la universidad.

 

Lo más destacado
Highlights

Descubra Alemania, destino turístico, en el mapa

Agregar aquí sus favoritos. Guarde, clasifique, distribuya e imprima su selección y planifique todo su viaje por Alemania.

0 favoritos seleccionados