• 0
Seleccione...
A
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z
The Palatinate wine region, view from Kalmitwingert near Ilbesheim

La comarca vitivinícola de Palatinado: no cabe más Riesling.

La manera más sencilla e impresionante de conocer la comarca vitivinícola de Palatinado es siguiendo la Deutschen Weinstraße. Esta ruta de turismo relacionado con el vino, la más antigua de su clase del mundo, enlaza muchas localidades vitivinícolas entre sí, entre Bockenheim al norte y Schweigen junto a la frontera francesa. La Rad- und der Wanderweg Deutsche Weinstraße permite explorar esta encantadora región vinícola entre el parque natural Pfälzerwald (bosque de Palatinado) y el Rin a pie o en bicicleta.

Peculiaridades regionales

Superficie vitícola y variedades de uvas

Suelos

Clima

Viticultores y cooperativas

Mentalidad

Lo más destacado de la región vitivinícola

La culpa la tienen los romanos. Fueron quienes trajeron el vino al Palatinado y así fue como empezó: la Ruta alemana del vino. Desde 1935 la ruta serpentea por el Palatinado, desde la cooperativa Deutsches Weintor en la frontera francesa en Schweigen-Rechtenbach de unos 85 km hasta Bockenheim en el norte.

En el Palatinado, la tierra del Riesling por excelencia, la aguja del compás cumple lo que promete. El tiempo y el clima obviamente lo secundan. Ante el visitante se abre la perspectiva de un gran jardín del Edén: allá donde los almendros ya en primavera despliegan su floreada vestimenta rosa; en verano los kiwis, los higos, los limones proliferan mientras poderosos arbustos de adelfas abundan en patios y jardines, en el otoño un mar de vides pleno de sol y aromas avanza hacia la vendimia y la deliciosa cocina del Palatinado; todo esto transforma la Ruta alemana del vino en un recorrido de placeres.

Mundos de vino

La Ruta alemana del vino no es ningún circuito de carreras. Y no es porque no discurra por angostos pueblos vinícolas y por sinuosos caminos atravesando viñedos, sino también porque en cada localidad uno se puede detener y degustar una cata de vino. En cenadores, a orillas del camino, en tabernas y numerosas enotecas se sirven fantásticos caldos de conocidas bodegas. En esta encantadora despensa de sol, la mayor región vinícola de Alemania, donde las vides realmente apresuran su crecimiento, se percibe la presencia de Dionisio, el dios del vino. La tríada del Palatinado compuesta por Riesling, Grauburgunder y Dornfelder supone el máximo placer para disfrutar de un caldo.

Una localización que provoca asombro

Una localización singular en la ruta es el local "Dürkheimer Weinfass". Con un volumen de 1,7 millones de litros, que da cabida a unas 650 personas, el mayor barril del mundo, convertido hoy en una taberna ofrece catas de vino y delicias culinarias. Impresiona también el calendario festivo dedicado al vino que es tan largo como la propia ruta: desde la Fiesta del Almendro en Flor en primavera, pasando por la mayor fiesta del vino del mundo o Dürkheimer Wurstmarkt, o la Fiesta de la Vendimia en Neustadt donde se elige la Reina del Vino, hasta la fiesta de despedida del otoño a finales de octubre en Schweigen-Rechtenbach.

Es simplemente un placer integral

En la tierra de los vinateros, el vino es el elixir de la vida y celebrar algo sin él resulta impensable, así que juega un papel indiscutiblemente principal en fiestas grandes y pequeñas. Vuelva a descubrir y a experimentar de lleno la Ruta del Vino recorriéndola en sentido inverso. ¡Quien nos visita, sabe de lo que hablamos!

El Ketschauer Hof, antigua residencia de viticultores de la famosa explotación Geheimer Rat Dr. von Bassermann-Jordan, representa los más exquisitos placeres del paladar. Es un conjunto formado por restaurante «gourmet», bistró del vino y Boutique-Hotel. Suites de lujo, habitaciones dobles exquisitas y la magnífica Suite Von Bassermann ofrecen una inconfundible mezcla de elegancia clásica y modernidad atemporal.

Un hotel familiar acogedor y con encanto, que incluye una garantía de atención especial: ambiciosa seducción a través de la gastronomía con vinos selectos en el restaurante con terraza panorámica y comida típica palatina en la tradicional hostería Sesel. El estudio Beauty-Vital-Reich, propio de nuestro establecimiento, es un valor añadido de belleza y vitalidad. Tenemos todo lo necesario para hacerle sentir bien.

Es el vino de uva conservado más antiguo del mundo, y aún está líquido. El Museo de Historia de Pfalz, en Espira, acoge uno de los mayores tesoros de la cultura vinícola de Alemania: un vino de los alrededores del 325 d. C., que se conserva en una botella de cristal cilíndrica de color amarillo verdoso con dos asas adheridas en forma de delfín.

Ver más