• 0
Jena: belleza entre el valle del río Saale, historia y alta tecnología.

Jena: belleza entre el valle del río Saale, historia y alta tecnología.

Caracterizada por empresas de la talla de Schott Glas y Zeiss, Jena es una unión fascinante entre un pasado industrial e intelectual y la investigación, innovación y vida académica. Esto se refleja en los institutos e instituciones educativas, así como en las tabernas del maravilloso casco antiguo, que se presentan tan acogedoras como repletas de tradición.

Luz, cristal, óptica: en la segunda mitad del siglo XIX Jena evolucionó convirtiéndose en una de las ciudades industrializadas líderes de Alemania gracias al trío de estrellas formado por Carl Zeiss, Otto Schott y Ernst Abbe. Sobre la base de su trabajo en común surgieron la conocida fábrica de cristales ópticos Zeiss y el cristal Schott. La investigación y la economía conformaron el segundo elemento propulsor de Jena, su fama como emplazamiento científico, gracias a lo cual la ciudad también ofrece múltiples museos excelentes. Resulta obvio que tanto el museo Schott GlasMuseum como el Museo Óptico, dedicados a la vida y actuación de Carl Zeiss y Ernst Abbe, juegan aquí un papel primordial. Pero la ciudad también cuenta con interesantes museos sobre literatura e historia del arte, entre los que destacan el Museo Municipal en la "Alte Göhre" y el Kunsthof Jena. Además, muchos monumentos, unidos a grandes personajes, han acuñado la imagen de Jena. Entre estos, se encuentran el Planetario Zeiss, inaugurado en 1926, así como el JenTower, que recuerda a un telescopio y hasta el momento, es el edificio más elevado de la ciudad y el segundo en mayor altura de los nuevos estados federados.

Asimismo, resultan interesantes tres rascacielos que fueron bautizados según el año de su conclusión: "Bau 15", el primer rascacielos de Alemania; "Bau 36" y "Bau 59", los puntos más característicos del centro de Jena. También la excepcional ubicación de la ciudad en el valle del río Saale y las altas montañas acantiladas calcáreas que se alzan en los alrededores convierten la visita a Jena en una experiencia reveladora. De eso ya era consciente Goethe, al que le gustaba acudir a la ciudad con asiduidad y que llegó a pasar cinco años en ella. Justo el doble fue lo que Friedrich Schiller vivió aquí. Su casa-jardín, en la Schillergässchen, es visitada por muchos aficionados a la literatura; en el jardín todavía se puede ver una mesa de piedra ovalada en la que solía sentarse con Goethe. Entonces como ahora, se disfruta de una sociable vida literaria y estudiantil en las cuidadas calles del centro histórico, que hoy, naturalmente, están llenas de elegantes cafés, restaurantes de calidad y preciosas tiendas. Aquí también pueden verse algunas de las "Siete maravillas" de Jena, como el reloj astronómico del Ayuntamiento, o el Draco, un dragón terrorífico con siete cabezas, creado en 1600, que, según se cree, representa a un comité examinador de la universidad.

Lugares de interés de las ciudades

En el Museo del Cristal de SCHOTT, allí donde Otto Schott fundó en 1884 el "laboratorio sobre la técnica del cristal", se puede observar la apasionante historia de la tecnología y el producto.

Obras auténticas, puestas en escena con imágenes y vídeos transportan al espectador al innovador mundo del cristal de Schott. En la antigua villa del famoso científico e industrial se representa su polifacética vida. Otras exposiciones documentan la movida historia de la empresa, desde sus inicios, pasando por la época de la RDA y la reunificación, hasta su culminación como consorcio tecnológico internacional.

El Planetarium Zeiss, inaugurado en 1926, es el planetario más antiguo del mundo. Con una cúpula de 25 m de diámetro, es también el más grande de Alemania.

Su repertorio abarca desde programas de astronomía y formación universal para grandes y pequeños, pasando por musicales y actuaciones infantiles, hasta impresionantes espectáculos multimedia con láser. En octubre de 2006 se instaló un sistema de proyección láser de cúpula completa. Desde entonces, el Planetarium Zeiss se ha convertido en uno de los dos únicos planetarios en el mundo que ofrece espectáculos con imágenes que abarcan la cúpula completa.

Este edificio emblemático surgió en el centro de la ciudad como un nuevo centro de investigación Carl Zeiss Jena, según los planos del famoso arquitecto de la RDA, Hermann Henselmann, es un tipo de construcción cilíndrica que imita una lente ocular. Hasta su modernización en 1999 / 2001, la torre había sido utilizada por la Universidad de Jena. Con una altura de 128 metros está considerada uno de los edificios más altos de los actuales estados federales. En el Scala, el restaurante de la Torre, se puede disfrutar de una exclusiva vista panorámica de las torres y las plazas de la ciudad, así como de los imponentes acantilados de caliza de conchas de Jena.

Ver más