• 0

Magdeburgo: carácter, historia y dos ediles.

Magdeburgo, la capital del estado, es una de las ciudades más antiguas de los nuevos estados federados y ha superado momentos muy difíciles a lo largo de su historia. Como residencia imperial, ciudad y fortaleza hanseática, Magdeburgo ha sido azotada una y otra vez por la guerra y la destrucción. No obstante, siempre ha confiado en un futuro mejor, reinventándose constantemente y conservando a los dos Otón, que tanto caracterizan la ciudad.

Otón el Grande, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico a partir del año 962, estaba tan cautivado por su residencia favorita que se la regaló a su esposa, Editha. Todavía hoy, los lugareños veneran a "su" Otón, y su sepultura es también la obra arquitectónica más relevante de la historia de la civilización de la ciudad: la catedral de San Mauricio y Sta. Catalina, cuyas imponentes torres ya se divisan a lo lejos. Esta catedral se halla entre los monumentos más magníficos de Alemania Central. Constituye el emblema de la ciudad, es la primera obra catedralicia gótica que se construyó en Alemania y cuenta con numerosos ornamentos y primorosas esculturas y tallas en madera. Igual de prolijo es el ornamento de otro edificio situado en la plaza de la catedral: la Ciudadela Verde, una obra tardía del artista y arquitecto Friedensreich Hundertwasser. Erigida en el estilo típico del autor austriaco, esta crea un sugestivo contraste con la venerable catedral y las modestas dimensiones de la plaza central. Pero hay otro Otón a quien los lugareños recuerdan una y otra vez: Otón von Guericke, el gran político y científico que vivió los malos tiempos de esta ciudad, durante y después de la Guerra de los Treinta Años. En total fueron cincuenta los años que este importante personaje dedicó a su patria natal como diseñador, patrono y alcalde de la ciudad. El museo Otto-von-Guericke rememora al genio de la ciudad. En general, los museos de Magdeburgo han experimentado una transformación insospechada en los últimos años. No solo se han incorporado nuevas colecciones o espectaculares fondos de obras de arte, sino que tampoco se han escatimado gastos y esfuerzos para crear un Museo de la Técnica de una calidad excepcional.

El museo de Historia Natural, el museo de arte Kloster Unser Lieben Frauen, creado en el edificio más antiguo de Magdeburgo, y el museo de Historia de la Civilización son otros tres palacios de exposiciones de renombre internacional. De vuelta al centro, en el Mercado Antiguo, no muy lejos de la famosa Catedral, se alza la famosa estatua del "Jinete de Magdeburgo", una copia en bronce de la primera estatua ecuestre exenta conocida al norte de los Alpes. Esculpida alrededor del 1240, representa, o así lo creen al menos los habitantes de Magdeburgo, a su adorado emperador Otón I. La escultura original se trasladó en el año 1967 y hoy puede admirarse profusamente en el Museo de Historia de la Civilización. El centro de la ciudad también es un barrio ampliamente diseñado para ir de compras: con 2,5 m² de superficie comercial por habitante, Magdeburgo ocupa un lugar relevante en todo el país en lo que se refiere a este ámbito. Alrededor de la plaza Hasselbachplatz, cerca del centro de la ciudad, se localizan docenas de bares, tabernas y restaurantes, y uno de los bares con comida para llevar más famosos de Alemania, el "Curry 54". Dos veces al año, aquí tiene lugar la "Hassel Night Line", una gran fiesta en la calle, con escenarios al aire libre y música por todos los rincones. Asimismo, para quien busque algo más tranquilo, Magdeburgo brinda más de una alternativa, y no solo en los museos: también el teatro, la literatura y la música están presentes en toda la ciudad, tan abundantes como variados, y acordes con la tradición del dramaturgo Georg Kaiser, del poeta Erich Weinert y del compositor Georg Philipp Teleman, y es que todos ellos nacieron aquí. Seguro que lo constata: Magdeburgo es sorprendente, tiene carácter y es una ciudad de una belleza muy especial, que impresiona y conmueve a la vez. Esto se percibe con especial intensidad al recorrer el parque Elbauenpark, una magnífica obra paisajística cultural y de atracciones. ¡No deje de visitarlo!

Lugares de interés de las ciudades

Desde 2005 no puede dejar de admirarse una de las últimas, y quizás también más hermosas, obras del pintor y arquitecto austriaco Friedensreich Hundertwasser en el conjunto de fachadas barrocas y moderno diseño situadas junto a la plaza de la catedral (Domplatz). Tras un corto período de construcción inferior a dos años, pueden encontrarse en alrededor de 5.000 m² todos los sellos arquitectónicos que caracterizan a Hundertwasser: sobre las pequeñas torres brillan las típicas bolas doradas, las ventanas parecen estar bailando alegres, prados repletos de flores desprenden su aroma sobre los tejados y suelos que, con formas onduladas, llevan a los visitantes como "melodía para los pies" entre los patios interiores.

El paisaje artificial de Elbauenpark, con su torre milenaria, su escenario sobre el lago, su casa de las mariposas, sus parques infantiles e instalaciones deportivas, sus objetos de arte, sus jardines temáticos y otras muchas atracciones, constituye una de las curiosidades turísticas más importantes de la ciudad. La torre milenaria fue construida en 1999 con motivo de la exhibición hortícola Federal de Alemania (Bundesgartenschau) y con una altura de 60 metros es el edificio de madera más alto de Alemania. La torre ofrece al visitante un viaje interactivo a través del tiempo: en ningún otro lugar es posible encontrarse al mismo tiempo en cinco plantas de exposición con investigadores y descubridores que, durante los últimos 6.000 años, han cambiado el mundo y conmovido a la humanidad.

La Catedral de Magdeburgo, la Iglesia Grabkirche del emperador Otto I, da la bienvenida a los visitantes con sus imponentes torres sin importar desde qué dirección se acerquen a la ciudad. No sólo que sea una de las primeras catedrales góticas construidas en Alemania y esté abundantemente decorada con artísticas esculturas y tallas, sino que la catedral también ha representado siempre lo que caracteriza a esta ciudad y a sus habitantes: orgullo, grandeza y fortaleza. El visitante actual de la catedral puede disfrutar de una monumental sala, sencilla y asombrosamente luminosa, que contiene artefactos del más alto nivel procedentes de prácticamente todas las épocas del arte.

En el mismo centro de Magdeburgo, a orillas del río Elba, se encuentra el Museo de Arte en el Monasterio de Nuestra Señora.

Se trata del recinto de exposiciones de arte contemporáneo más importante de Sajonia-Anhalt. Las salas de exposiciones son parte de un antiguo convento, fundado entre los siglos XI-XII, por el arzobispo Gero de Magdeburgo. Además de la presentación y de las exposiciones especiales de arte contemporáneo de carácter nacional e internacional, el museo ofrece una biblioteca cuyos orígenes se remontan a los años posteriores a 1638. La colección abarca alrededor de 22.500 tomos, divididos en 14 campos, entre los cuales predominan la teología y la filología.

Ver más