• 0

Tréveris: herencia romana y encanto francés.

Tréveris, fundada en el año 16 a. C. como Augusta Treverorum por el emperador romano Augusto, no solo se conoce como la ciudad más antigua de Alemania, sino que también es una conglomeración importantísima de monumentos arquitectónicos de la antigüedad y de tesoros artísticos. Para percibirlo, basta con mirar la Porta Nigra, la mejor puerta de ciudad conservada de la antigüedad y el actual emblema de esta metrópoli situada junto al río Mosela.

Augusta Treverorum o Novaesium, Tréveris o Neuss, no vamos a ahora a debatir cuál de estas ciudades es realmente la más antigua de Alemania. Lo que sí está claro es que los propios romanos ya elevaron a Tréveris a la categoría de ciudad, como contraposición a un asentamiento. Primero los emperadores romanos y más tarde los obispos, los príncipes electores y los propios ciudadanos han configurado el rostro de esta ciudad. Aquí se conserva una serie de monumentos históricos de fama mundial, muchos de los cuales forman parte desde 1986 del Patrimonio Cultural de la Humanidad de la UNESCO, además de numerosos tesoros artísticos que hoy nos cuentan su agitada historia. La Porta Nigra, el anfiteatro o las famosas termas imperiales que tanto gustaban a los romanos, las ruinas de las termas bárbaras del siglo II y el antiguo puente romano, también de esta época y que aún hoy se utiliza como una importante vía de comunicación, demuestran la generosidad del trazado de la ciudad en la antigüedad. También los monumentos arquitectónicos medievales, como la Catedral de San Pedro, la más antigua de Alemania, o la iglesia Liebfrauenkirche, de estilo gótico primario, provocan una profunda impresión. Por cierto, quien nos visite notará que no estamos lejos de Francia, sobre todo en lo que al buen paladar se refiere. Soberbios restaurantes ofrecen exquisiteces culinarias que no temen competir con los máximos niveles internacionales. Naturalmente, en todo ello desempeñan un papel muy importante los excelentes vinos de la región de Mosela, Sarre y Ruwer que, junto con los viticultores de la comarca, logran despertar el entusiasmo de todo el mundo en las numerosas fiestas de la ciudad y del vino. El punto fuerte de todos los años es el Festival de la Cultura del Vino de Mosela que se prolonga durante un mes. Aquí se ofrecen exquisiteces culinarias en toda regla, tanto en Tréveris como en sus alrededores, lo que ya supone una buena razón para disfrutar de todo un mes en la ciudad.

El principal mercado medieval, con el edificio Steipe, la Casa Roja, la iglesia de St. Gangolf, la Marktkreuz (cruz del mercado), la fuente Petrusbrunnen y la cercana judería, la abadía benedictina St. Matthias y las torres de defensa como la Frankenturm o la Torre de Jerusalén son otras de las estaciones importantes para un paseo por la histórica Tréveris. Sin duda, una buena oportunidad para contemplar también la impresionante maqueta de la ciudad en el Museo Municipal Simeonstift o admirar los antiguos hallazgos y los pavimentos de mosaico del Museo Estatal de Renania. Y aunque su grupo de seguidores se haya visto reducido considerablemente, Karl Marx fue uno de los mayores pensadores y filósofos alemanes, por lo que siempre merece la pena visitar el lugar donde nació, la Karl-Marx-Haus, más allá de las diferencias ideológicas. A pesar de tanto ilustre y tanta historia, Tréveris, con su Escuela Técnica Superior y su Universidad, es una ciudad joven y vital, una maravillosa fusión entre pasado y presente, acogedora y digna de conocer. Por toda la ciudad, sus tiendas, cafeterías, tabernas y bistrós invitan a pasear y a relajarse. En instituciones culturales y locales alternativos se ofrece una diversa mezcla de música, variedades y entretenimiento, especialmente en la Tuchfabrik, local conocido como TUFA, un centro de eventos de renombre nacional. Inaugurado en noviembre de 1985, todavía con los ecos de la celebración de los 2000 años de la ciudad, desde entonces se ha ido convirtiendo en lugar de trabajo y escenario para artistas de todos los sectores. La pretensión que se sigue abrigando hasta la actualidad es la de ser un centro cultural y de comunicación para todo el mundo. Y lo mejor de la idea: de esta forma se alude a cualquiera que visite la ciudad.

Lugares de interés de las ciudades

Primero, puerta de la ciudad; después, iglesia; y ahora, monumento: La Porta Nigra, la "Puerta Negra", es la puerta de ciudad más grande y mejor conservada al norte de los Alpes, y constituye hoy el símbolo de la ciudad. Como pasa con otros muchos monumentos históricos, también en este caso se aprecia que los maestros de aquel entonces no llegaron a concluir su obra, lo que, considerando las posibilidades técnicas de la época, tampoco es nada extraño. Un centurión de verdad vestido con su armadura de desfile invita a adentrarse en profundidad en la historia de la Puerta durante la visita llena de experiencias "El misterio de la Porta Nigra".

La construcción romana más antigua aún conservada es el imponente anfiteatro, con una capacidad de alrededor de 20.000 espectadores. En la actualidad, constituye el escenario para conciertos y, en especial, para el festival Antikenfestspiele. Aquí se representan temas de la Antigüedad, donde artistas como Sir Peter Ustinov o Hanna Schygulla han contribuido a que este acto haya adquirido su actual prestigio. El evento Pan y Circo es una fusión fundamentada científicamente entre diversión y atletismo, en la que pintores, artistas y gladiadores representan combates romanos según el estado actual de los conocimientos. Aunque con una mayor probabilidad de sobrevivir que entonces.

Las impresionantes ruinas de las Termas Imperiales (Kaiserthermen), las habitaciones sepultadas y las murallas de las construcciones precedentes pertenecen a los edificios más importantes de la ciudad conocidos hasta entonces. Todavía hoy en las termas se puede sentir y vivir de cerca la historia sobre y bajo la superficie de la tierra. Las murallas del baño caliente, el caldario, forman parte, y con razón, de los símbolos más emblemáticos de la ciudad. Después de las instalaciones de Roma, las Termas Imperiales y las de Santa Bárbara fueron en la Antigüedad los mayores balnearios del Imperio Romano. Durante una visita de "Traición en las termas", el visitante experimenta una época ya casi olvidada como un apasionante viaje en el tiempo.

La fábrica de paños, abreviada TUFA del alemán, es un centro cultural regional y un escenario de las artes menores en la antigua fábrica de paños Weber. La asociación Kulturwerkstatt (Taller cultural) está integrada por grupos, bandas, conjuntos y artistas solistas que no tenían a su disposición ni salas de prueba, ni de exposición ni de representación. En la actualidad, la institución responsable Tufa e.V. es la federación central de 25 asociaciones individuales procedentes de los diferentes campos de la cultura, y completa el programa con eventos propios, principalmente relacionados con las artes menores. Gracias a esta colaboración, los temas de los actos, cursos y talleres que se ofertan son especialmente variados.

Ver más