• 0

Wuppertal: la ciudad del tren monorraíl suspendido.

Wuppertal es la ciudad más grande de la región del Condado del Monte y, al mismo tiempo, el centro económico, de formación, industrial y cultural de la región. Y, obviamente, ante todo también es la ciudad del tren monorraíl suspendido, como bien dice el eslogan oficial de Wuppertal. Viajando en el tren monorraíl suspendido podrá contemplar una ciudad consciente de su propia valía y de su historia, que tiene muchísimo que ofrecer.

Solo hace 80 años que Wuppertal aparece en los mapas; anteriormente en este punto se encontraban las ciudades de Elberfeld y Barmen, además de pequeñas colonias como Ronsdorf, Cronenberg y Vohwinkel, refundadas en 1929 como Barmen-Elberfeld. En 1930, tras un referéndum, se cambió el nombre del municipio por Wuppertal, un nombre mucho más exacto, ya que la ciudad está ubicada en el valle (Tal) del río Wupper. La construcción más famosa de Wuppertal, el tren monorraíl suspendido único en el mundo, sigue durante varios kilómetros el curso del río pasando por el centro de la ciudad. Desde el punto de vista técnico, el tren no está suspendido, sino que lo correcto sería decir que es un tren colgante. Aunque, sin duda, eso es lo que menos interesa a los 80.000 viajeros que lo utilizan todos los días como un medio de transporte seguro, sobre todo por la falta de atascos. Inaugurado en 1901, su estructura portante se ha ido remodelando desde 1997 ampliamente, pero conservando históricamente la originalidad de fábrica. Al mismo tiempo, las paradas se han ido reformando y modernizando. Igual que el tren monorraíl suspendido, la ciudad cuenta con un teatro de fama mundial: el teatro del ballet de Pina Bausch en Wuppertal. En los 36 años que la gran coreógrafa lleva dirigiendo el ballet, este se ha reinventado y redefinido varias veces: espectáculo, danza moderna y musicales fusionados en una nueva forma de expresión. El Teatro de la Ópera de Wuppertal se ha convertido en el escenario propio de la compañía local, pero como esta se halla a menudo de gira, hará bien en reservar las entradas con suficiente antelación. De lo contrario, se puede disfrutar de un noche de máximo placer cultural en el Auditorio Municipal Histórico de Wuppertal, uno de los espacios más bellos para conciertos y congresos de Europa.

Aunque no cabe duda de que el Auditorio Municipal de estilo guillermino es excepcional, tan solo es uno más de los muchos edificios interesantes: a pesar de la destrucción durante la Segunda Guerra Mundial, Wuppertal cuenta con 4.500 monumentos, lo que la sitúa en la segunda ciudad con más edificaciones esencialmente históricas dentro de Renania del Norte-Westfalia. La arquitectura mejor representada es la del siglo XIX, con unos edificios muy representativos: el Briller Viertel, por ejemplo, es una de las urbanizaciones de villas más grandes y homogéneas de Alemania. También resultan interesantes los edificios del complejo ferial de la época del último tercio del siglo XIX, cerca del Elberfelder Zentrum. Elberfeld también alberga el museo de arte más importante de Wuppertal: el museo Von der Heydt con una impresionante colección de pinturas, esculturas, grabados y fotografías de la época del siglo XVII hasta la actualidad. El foco esencial lo constituyen tanto la pintura francesa del siglo XIX como la pintura moderna, representada por nombres tan importantes como Paula Modersohn-Becker, Max Slevogt, Lovis Corinth, Ernst Ludwig Kirchner, Erich Heckel, Karl Schmidt-Rottluff, Wassily Kandinsky, Otto Mueller, Emil Nolde, Franz Marc, August Macke, Alexej von Jawlensky y Max Beckmann. También en Elberfeld se ubica el Museo del Reloj, que desde sus sencillos inicios en los años 50 se ha ido convirtiendo en una de las colecciones más extensas relacionadas con la historia de la cronometría, muy interesante incluso para aquellos que no están sometidos a su tiranía. Seguro que esto es lo que desearían los que dedican su tiempo a las extensas zonas comerciales de Wuppertal, con centros comerciales, galerías y boutiques para todos los gustos. Las delicias de la cocina regional pueden descubrirse tanto en la gastronomía de alto nivel como en las tabernas originales y muy acogedoras que se encuentran por doquier. Sin olvidar a los noctámbulos, que sin duda quedarán satisfechos con los numerosos bares y clubs. Igual de genial es que existan grandes áreas de chill-out para la mañana siguiente: del espacio municipal, prácticamente la mitad está reservada para agricultura, jardines, bosques y parques, así como uno de los zoológicos más bellos de Alemania. Sin olvidar el parque de esculturas de Tony Cragg, donde se puede disfrutar de un paseo rodeado de obras de arte contemporáneas.

Lugares de interés de las ciudades

A pesar de que este “ciempiés” de acero cuenta ya más de 100 años, su tecnología sigue entusiasmando hasta nuestros días. Este extraordinario tren suspendido de Wuppertal ha hecho famosa la ciudad incluso más allá de sus fronteras. Construido en torno a 1900, constituye aún hoy un sistema de transporte de cercanías fiable y seguro. El aerotrén atraviesa la ciudad a lo largo de 13,3 km y a una altura de 12 metros. Casi ningún otro medio de transporte público ha alcanzado tal consideración de culto; a lo largo de su historia, más de 1.500 millones de personas se han desplazado suspendidas sobre la ciudad. Durante un recorrido total de 35 minutos, los clientes pueden subir y bajar en más de 20 estaciones.

El premiado Teatro de Danza de fama mundial y es una compañía de danza que fue fundada en 1973 por la coreógrafa mundialmente reconocida Pina Bausch y dirigida por ella hasta su muerte en el 2009. Con una nueva interpretación del baile y un cambio de la perspectiva estética, artística y cultural, Pina Bausch corrió un riesgo al pretender revolucionar el “mercado de la danza”, elevándolo desde un nuevo comienzo a alturas extraordinarias. El centro de su teatro no son los movimientos que caracterizan el baile, sino el individuo y su posición dentro de la sociedad.

Sobre la verde colina con vistas a la ciudad, se levanta el histórico ayuntamiento (Historische Stadthalle) construido en torno a 1900 en el lujoso y opulento estilo guillermino como uno de los lugares de celebración más representativos de Wuppertal. Considerado uno de los monumentos más importantes de la ciudad, es conocido además como sala de conciertos y centro de eventos, y apreciado en todo el mundo por su extraordinaria acústica y su perfecto equipamiento técnico a la altura del siglo XXI.

El Museo Von der Heydt, fundado en 1985 y establecido en Wuppertal-Elberfeld, recoge la colección de arte más importante de la ciudad; un museo de artes plásticas conocido en todas partes y no sólo por sus exposiciones itinerantes. En la exposición permanente, así como en los fondos del museo, se encuentran pinturas y esculturas desde el siglo XVI hasta la actualidad. Entre ellas destacan importantes obras de artistas flamencos, neerlandeses, franceses y alemanes de diferentes estilos y épocas.

Ver más