Agua clara, aire puro de la montaña y 876 kilómetros de senderos de excursión en un paisaje fantástico: unas vacaciones en Bad Hindelang son una verdadera delicia para el cuerpo y el alma, especialmente para los alérgicos.

Aquí, en el sur de Allgäu, los alérgicos respiran profundamente: En el marco del proyecto nacional de la Fundación del Centro Europeo de Investigaciones sobre la Alergia, Bad Hindelang fue la primera comunidad de la región alpina en recibir el Sello de Calidad de la ECARF por su compatibilidad con la alergia. Aquí, todo gira en torno a la recreación de los alérgicos y las personas con intolerancias; el aire, que es extremadamente bajo en polen, esporas de moho y partículas, alrededor de 100 alojamientos y restaurantes para alérgicos, panaderías certificadas, supermercados, tiendas de alimentos saludables y más contribuyen a que los alérgicos se sientan como en el paraíso.

Explore the surroundings