• 0
Ingolstadt: mucho ambiente y alegría de vivir.

Ingolstadt: mucho ambiente y alegría de vivir.

Una ciudad polifacética, llena de tradición y de historia, con un encanto urbano moderno, vital y que disfruta de la vida: Ingolstadt, ciudad universitaria y para ir de compras junto al Danubio, entusiasma por su atractiva mezcla de encanto y su extraordinario ambiente. Por no mencionar el Audi Forum que acerca el tema del automóvil sugestivamente a todos los amantes de los coches.

Casas burguesas de gablete restauradas con mucho esmero, portones imponentes, torres orgullosas e impresionantes estructuras de fortificación salpican toda la imagen de la ciudad. Restaurantes, arte y eventos inyectan vida al centro de la ciudad y convierten una tarde de compras en una diversión completa. Todo el año se celebran fiestas y mercados, y la oferta se completa con unos museos extraordinarios, conciertos, exposiciones y representaciones teatrales. El Audi-Foro Ingolstadt, con su Museo Móvil, y el exclusivo Outlet Shopping Center Ingolstadt Village son otros puntos de atracción. Naturalmente, otro de los atractivos es su pintoresco casco antiguo, al que se puede acceder por la elegante Puerta de la Cruz (Kreuztor). Se trata de una hermosa puerta de ciudad muy bien conservada; en su momento formaba parte del macizo anillo defensivo y hoy es el emblema de Ingolstadt y un entrañable testimonio de la arquitectura medieval. Detrás de la puerta esperan al visitante magníficos monumentos, como el Nuevo Castillo, la iglesia erigida por Asam, donde se conserva la famosa Custodia de Lepanto, la "Antigua Anatomía" y el Ayuntamiento Antiguo. Justo al lado se ubica la iglesia parroquial más antigua de la ciudad, St. Moritz. Junto a la torre románica por antonomasia de la iglesia, situada en el lado norte, en el lado sur se eleva la esbelta torre gótica Pfeifturm, que en su momento constituía la atalaya de la ciudad. 200 escalones conducen hasta lo alto, y desde allí se presenta una magnífica vista panorámica sobre la ciudad, donde inmediatamente llamará la atención la magnífica catedral del gótico tardío, la iglesia de planta basilical más grande del sur de Alemania. Siempre muy vinculada a St. Moritz se halla la universidad de la ciudad, la "Hohe Schule", fundada en 1472 como la primera universidad de la región de Baviera. A ella debe Ingolstadt su largo periodo de esplendor, ya que ha sido el centro cultural e intelectual de Baviera durante más de trescientos años. De hecho, el ambiente de Ingolstadt todavía hoy está impregnado de aquella época, de bellas tradiciones y un espíritu romántico. Incluso el hecho de que en Ingolstadt se fundara en 1776 la orden de los Iluminados, hasta hoy la esencia de una secta secreta, encaja muy bien en esta imagen. Aún hoy se puede percibir el ambiente de esta ciudad durante una visita "Mystery Tour", o mediante una "Türmerey", un paseo nocturno de una hora adornado con historias y canciones, cuyo guía es un "verdadero" sereno de la Edad Media.

Lugares de interés de las ciudades

No hace falta conducir hasta muy lejos para ir de compras a un lugar exclusivo. Ingolstadt-Village está más cerca de lo pueda parecer, y en ella se alinean las boutiques de lujo puerta con puerta: Calvin Klein, Stefanel, Rosenthal, Fred Perry, Strenesse… y todo a un precio notablemente más económico que en Milán, París o Londres. Este outlet, inaugurado en el 2005, mantiene sus puertas abiertas durante todo el año y, sobre una superficie de 10.000 m2, ofrece fantásticas ofertas en moda, calzado o joyas y complementos, así como en accesorios para el hogar y la cocina, de marcas de diseño y moda alemanas e internacionales.

Ya sea amante de los coches o no: el Audi Forum de Ingolstadt ofrece a millones de visitantes una atractiva mezcla de temas relacionados con el automóvil y una fascinante experiencia arquitectónica.

Ya sea en el Museo mobile de Audi, en el edificio "Mercado y Cliente", en el centro de clientes o en los elegantes restaurantes: Audi se preocupa de ofrecer apasionantes experiencias, con un variado programa durante todo el año, que incluye visitas participativas, conciertos, exposiciones, películas, conferencias, eventos de conducción y ofertas para los más pequeños.

La zona peatonal con sus más de 300 tiendas y una superficie de venta de alrededor de 8.000 m2 – para los sectores de la industria textil, el lifestyle o la gastronomía – así como numerosos eventos, mercadillos y fiestas convierten una visita al casco antiguo en un auténtico placer. Deambular, pasear, ir de compras, comer y beber bien: todo es posible. Desde la montaña Scherbelberg, una histórica escombrera de las guerras napoleónicas, o desde la torre Pfeifturm, la antigua atalaya de la ciudad del silo XIV, puede obtenerse una vista panorámica sobre la totalidad del casco antiguo de la ciudad.

Ya a primera vista, llaman la atención las torres que hacen esquina de la catedral Liebfraeuenmünster, del gótico tardío. En el año 1572 se construyó en la catedral el altar mayor de vivos colores con motivo del 100 aniversario de la Universidad de Ingolstadt. El diseño completo procede de Hans Mielich, que representó diferentes escenas del Evangelio con más de noventa imágenes. Muy costosas son también las vidrieras de la girola, en especial, la escena de la Anunciación, que se desarrolla en la vidriera de la parte posterior del altar mayor. A partir de 1722 se realizó el magnífico Nacimiento de 250 figuras, que tras una costosa restauración se puede visitar durante todo el año.

Ver más