Ciudades y Cultura

Frankfurt: Donde la tradición se encuentra con la modernidad

Frankfurt: skyline ©DZT (Francesco Carovillano)

Frankfurt es una ciudad bastante moderna. Negocios, rascacielos, el tercer aeropuerto más grande de Europa, todo es de última generación. Tal vez por eso Frankfurt ha desarrollado un afecto especial por los museos de todo tipo. De acuerdo con el lema: siempre estar un poco adelantado a los tiempos, pero aun así preservarlos.

Es muy posible que lo primero que te venga a la cabeza cuando piensa en Frankfurt sean los bancos y la bolsa. Esto es normal, pero no es lo único que tiene. Frankfurt ofrece un conjunto de museos insuperable. El Museumsufer en particular es asombroso. El maravilloso Städelsches Kunstinstitut, el corazón de la Milla de los Museos de Frankfurt, es uno de los museos de arte más importantes de Alemania. Presenta obras maestras del arte europeo de nueve siglos. La colección de 1945 en adelante se encuentra en la extensión subterránea, que merece la pena ver. Otros 60 museos, como el Museo del Cine, el Museo de Arquitectura y la Galería de Arte Schirn, ofrecen exposiciones fascinantes sobre una gran variedad de temas.

El “hijo prodigo” de la ciudad es sin duda Johann Wolfgang von Goethe, presente en todas partes, pudiendo así seguir sus pasos no solo desde la Goethe-Haus. Con el nuevo casco antiguo, Frankfurt ha resucitado parte del barrio destruido en la guerra, como el ayuntamiento de Römer. Un proyecto de este siglo con perspectivas llamativas: 35 casas, 15 de las cuales están reconstruidas fielmente a las originales, con tiendas y restaurantes. Por otro lado, desde aquí estamos a tan sólo un tiro de piedra de la orilla del Meno, un lugar ideal para pasear. O también, cruzando el Eiserner Steg, se puede llegar a los tradicionales bares de sidra, donde encontrarás el lado extremadamente acogedor y sociable de Frankfurt.

El gran hijo de la ciudad, Johann Wolfgang von Goethe, también está presente en todas partes, y puedes seguir sus pasos no sólo en la Goethehaus. Y con el nuevo casco antiguo, Frankfurt ha resucitado parte del barrio destruido en la guerra, no muy lejos de la catedral y de su punto de referencia, el ayuntamiento de Römer. Un proyecto del siglo con perspectivas pintorescas: 35 casas, 15 de las cuales están reconstruidas fielmente al original con tiendas y restaurantes. Desde aquí es sólo un tiro de piedra a la orilla del Meno, donde se puede pasear maravillosamente. O, cruzando el Eiserner Steg, puede llegar a los tradicionales bares de sidra, donde encontrará el lado extremadamente acogedor y sociable de Frankfurt.

Saber más

Explore the surroundings