• 0

Potsdam: rodeada de jardines entre castillos y lagos.

Potsdam se conoce ante todo por su herencia histórica de palacios, jardines y parques extraordinarios, en su calidad de antigua ciudad residencial prusiana. Esplendor y gloria de Prusia, la tradición como ciudad de grandes maestros de obras y científicos, foco de convergencia durante la Guerra Fría: Potsdam ofrece cultura e historia en una dimensión fuera de lo común.

Hace 300 años, cuando Potsdam era base de los cuarteles, se convirtió en una de las más hermosas ciudades residenciales de Europa. Los reyes prusianos, y en particular Federico I y su hijo Federico II, el Grande, hicieron realidad un sueño barroco en la ciudad y en sus alrededores, y sus descendientes ampliaron el paisaje urbano con maravillosos monumentos del clasicismo. Ya en 1990 el paisaje cultural de Potsdam, y a petición conjunta de las que entonces aún eran dos Alemanias, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO: en este sentido, se incluyeron los palacios y jardines Sanssouci, el Jardín Nuevo, Babelsberg, Glienicke y la Pfaueninsel (isla de los pavos) con sus palacios. En 1992 se añadieron el Palacio y el Parque de Sacrow y la iglesia Heilandskirche; en 1999 se amplió nuevamente la lista con otros catorce monumentos, entre ellos el Palacio y el Parque de Lindstedt, el Palacio Belvedere en el monte Pfingstberg, la estación imperial Kaiserbahnhof y el observatorio del parque de Babelsberg. En total, el Patrimonio de la Humanidad se extiende en unas 500 hectáreas de parques y zonas verdes e incluye 150 edificios erigidos entre 1730 y 1916. Un paseo por el centro histórico de Potsdam podría comenzar por el Antiguo Mercado. La Iglesia de San Nicolás, el Lustgarten, el antiguo Ayuntamiento y el antiguo palacio estatal, remodelado y futura sede del parlamento, continúan siendo un conjunto arquitectónico sublime. En el centro de la plaza del mercado se ubica un obelisco de 16 metros de altura con imágenes de los grandes arquitectos de Potsdam: Knobelsdorff, Schinkel, Gontard y Persius. Detrás del antiguo Mercado, algo escondido detrás de una hilera de casas, el Mercado Nuevo, erigido entre los siglos XVII y XVIII, es uno de los edificios barrocos mejor conservados de Europa y probablemente el más bonito de la ciudad.

En el antiguo Mercado, situado en las antiguas cocheras, hoy en día se halla la sede de la fascinante Casa de la Historia de Brandeburgo y Prusia. Por otro lado, la colindante Luisenplatz enlaza la barroca Brandenburger Straße con la avenida que da acceso al Parque de Sanssouci. Por último, las tres magníficas puertas de la ciudad, a cual más hermosa, representan la imagen de la antigua Potsdam: la Puerta de Brandeburgo, un monumental arco del triunfo en memoria de la Guerra de los Siete Años, la Jägertor (puerta de caza), que recibe el nombre de la residencia de caza del príncipe elector, situada al norte de la ciudad, y la Nauener Tor (puerta de Nauen), uno de los puntos de encuentro preferidos dentro de Potsdam y un maravilloso ejemplo del neogótico inglés. A través de la Puerta de Nauen se accede al barrio holandés, en el que se despliega particularmente todo el encanto y la forma de vida de la ciudad: patios traseros decorados con mimo, cafeterías, tabernas un tanto extravagantes y galerías vanguardistas invitan a callejear y disfrutar del entorno. Lo que también es imprescindible al visitar Potsdam es realizar un recorrido en barco con los antiguos barcos de vapor, de gran belleza, atravesando las aguas de la ciudad. Dependiendo de la ruta que se siga, se pasa por debajo del puente Glienicke, que une Potsdam con Berlín, y donde en los años ochenta se intercambiaron diversos agentes y espías entre el este y el oeste. No muy lejos del puente, en dirección suroeste, se eleva la espectacular construcción del Teatro Hans Otto con sus imponentes casquetes de hormigón en voladizo de color rojo. Y seguro que no se equivoca de destino si acude a Babelsberg: en la mayor y más antigua metrópoli del cine de Europa se han creado más de 3.000 producciones de cine y televisión. Además, entre los meses de marzo y octubre el parque temático permite que los visitantes echen un entretenido vistazo al fascinante mundo de esta fábrica de sueños alemana. De este modo, puede afirmarse que todo Potsdam es un sueño hecho realidad.

Lugares de interés de las ciudades

El Puente Glienicker debe su nombre a la mansión Gut Klein Glienicke, en cuyo lugar se alza en la actualidad el Castillo Glienicke. Dicho puente une Berlín y Potsdam, separadas por el río Havel. A partir de 1952, el antiguo “Puente de la Unidad” únicamente podía cruzarse con salvoconducto, y hasta el 18 de noviembre de 1989 existió un puesto fronterizo entre el Este y el Oste. El puente adquirió fama mundial gracias al espectacular intercambio de agentes del 11 de febrero de 1986. Junto a él se ha colocado una placa conmemorativa tras la transición y el 10 de noviembre de 1999, la escultura de bronce Nike 89 fue descubierta en una ceremonia – todo ello en conmemoración de la caída del Muro de Berlín.

Con toda seguridad, el Palacio Sans Souci es una de las visitas “obligadas” de la antigua ciudad de guarnición Potsdam, desde que en 1990 pasó a formar parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Este Palacio Rococó denominado el “Versalles Prusiano”, fue pensado en un principio como pequeña residencia entre los viñedos por Federico el Grande, donde pretendía pasar los meses de verano con sus perros. En la actualidad, los visitantes pueden realizar un exclusivo viaje a través del tiempo y descubrir la historia del arte, la cultura y la arquitectura de Brandenburgo-Prusia – como también en el Nuevo Palacio, en el Palacio Cecilienhof, en el Palacio de Babelsberg o en cualquier otro de los muchos lugares de la herencia prusiana. Más información

Quien quiera ver un paisaje próspero y floreciente en la Alemania Oriental, debería visitar la zona de la Schiffbauergasse. Sobre una superficie de doce hectáreas, a orillas del lago Tiefen See, se ha asentado el elegre mundo del teatro y del arte, e incluso dos grandes consorcios, Volkswagen y un proveedor americano de software, que residen en el restaurado Koksseparator de la antigua central de gas, han establecido aquí sus sucursales. Edificios declarados monumentos nacionales como el club Waschhaus, el Maschinenhalle o las caballerizas Husaren-Pferdeställe han sido restaurados con esmero y, en la actualidad, los artistas los utilizan como talleres y salas de exposición.

A día de hoy, millones de visitantes han pasado por Babelsberg, lugar donde nació el cine de fantasía, surgió la primera película sonora, sobrevoló “El Ángel Azul” (Der blaue Engel) y “Feuerzangenbowle” se convirtió en un clásico del cine. Desde hace más de 10 años el parque cinematográfico de Babelsberg le invita al maravilloso país del cine y la televisión. Aquí se puede vivir en directo cómo se realiza un espectáculo, una serie de televisión o una pelícua de cine. Efectos especiales y escenas de acción dejan todos los días boquiabiertos a alrededor de 2.500 visitantes en la tribuna. Para una visita al parque cinematográfico es aconsejable reservar una par de horas para poder disfrutar de todas las atracciones y espectáculos en vivo.

Ver más
Eventos

Potsdam International Theatre Festival – Unidram – is one of Europe's most important festivals for independent theatre. 

Every year around 15 hand-picked theatre ensembles from European countries gather in Potsdam for nine days. Through their performances, night cafés, concerts and parties, they are immersed in an intense artistic dialogue between themselves and the mostly young audiences. This interaction gives the festival a phenomenal buzz.

Siguientes citas:

29.10.2019 - 02.11.2019

Lugar del evento

T-Werk, Internationales Theaterzentrum
Schiffbauergasse 4E
14467 Potsdam

Todos los datos relativos a precios, fechas y horarios se ofrecen sin compromiso.

Actos y eventos

Buscar eventos
(en alemán e inglés)
Otros criterios de búsqueda
Restablecer todos